Σελίδες

ΚΥΡΙΕ ΙΗΣΟΥ ΧΡΙΣΤΕ ΕΛΕΗΣΟΝ ΜΕ

ΚΥΡΙΕ ΙΗΣΟΥ ΧΡΙΣΤΕ ΕΛΕΗΣΟΝ ΜΕ
ΥΠΕΡΑΓΙΑ ΘΕΟΤΟΚΕ ΣΩΣΟΝ ΗΜΑΣ

ΟΜΙΛΙΑ ΖΩΝΤΑΝΑ ΑΠΟ ΤΗΝ Ι. Μ. ΑΓ. ΤΡΙΑΔΑΣ ΕΔΕΣΣΑΣ

ΟΜΙΛΙΑ ΖΩΝΤΑΝΑ ΑΠΟ ΤΗΝ Ι. Μ. ΑΓ. ΤΡΙΑΔΑΣ ΕΔΕΣΣΑΣ

Κυριακή, 24 Μαρτίου 2013

1º Domingo de ayuno del gran cuaresma (El día de la Ortodoxia).Κυριακή Α' Νηστειῶν (τῆς Ὀρθοδοξίας)

1º Domingo de ayuno del gran cuaresma (El día de la Ortodoxia)

El Domingo de la Ortodoxia no se afronta por nuestra Iglesia como un simple Domingo. Toda la teleturgía (ritual) del día muestra su particularidad, puesto que en esencia proyecta todos aquellos elementos que constituyen el contenido de la fe y la vida de la Iglesia. El Sinodikón (libro sobre los sínodos) de la Ortodoxia viene a confirmar la convicción de la Iglesia, de que la misma se encuentra al mundo no como un clon del árbol del Cristianismo, como creen diversos herejes, sino el mismo árbol, la extensión de la verdad del Señor, “el Cristo prorrogado en los siglos” según la conocida frase de san Agustín.
Η Κυριακή της Ορθοδοξίας δεν αντιμετωπίζεται από την Εκκλησία μας σαν μία απλή Κυριακή. Η όλη τελετουργία της ημέρας δείχνει την ιδιαιτερότητά της, αφού στην ουσία προβάλλει όλα εκείνα τα στοιχεία που αποτελούν περιεχόμενα της πίστεως και της ζωής της Εκκλησίας.
Το Συνοδικό μάλιστα της Ορθοδοξίας έρχεται να επιβεβαιώσει την πεποίθηση της Εκκλησίας ότι η ίδια βρίσκεται στον κόσμο όχι σαν ένας κλώνος στο δέντρο του Χριστιανισμού, όπως πιστεύουν διάφοροι αιρετικοί, αλλά σαν το ίδιο το δέντρο, η προέκταση κατ’ αλήθειαν του Κυρίου, «ο Χριστός παρατεινόμενος εις τους αιώνας» κατά τη γνωστή έκφραση του αγίου Αυγουστίνου.

«Como los Profetas han visto, como los Apóstoles han enseñado, tal como ha recibido la Iglesia, tal como los Didáscalos-Maestros han dogmatizado, tal como la Οικουμένη (Icumeni- la tierra habitada) ha estado conforme, tal como respalndeció la jaris (gracia, energía y luz increada)... y tal como el Cristo ha apremiado, así actuamos, así hablamos y así predicamos a Cristo el verdadero Dios nuestro... » «Esta es la fe de los Apóstoles, esta es la fe de los Padres, esta es la fe de los Ortodoxos y esta fe ha apoyado la Icumeni, es decir, el mundo entero.
Οι Προφήται ως είδον, οι Απόστολοι ως εδίδαξαν, η Εκκλησία ως παρέλαβεν, οι Διδάσκαλοι ως εδογμάτισαν, η Οικουμένη ως συμπεφώνηκεν, η χάρις ως έλαμψεν…ο Χριστός ως εβράβευσεν∙ ούτω φρονούμεν, ούτω λαλούμεν, ούτω κηρύσσομεν Χριστόν τον αληθινόν Θεόν ημών…». «Αύτη η πίστις των Αποστόλων, αύτη η πίστις των Πατέρων, αύτη η πίστις των Ορθοδόξων, αύτη η πίστις την Οικουμένην εστήριξεν.

En otras palabras, nuestra Iglesia proclama. que si uno quiere tener una relación correcta con el Cristo, si quiere verLo inalterado y auténticamente, debe incorporarse en su cuerpo, hacerse miembro de ella y bautizarse Cristiano Ortodoxo. Porque esta es la única Iglesia que continuó y continúa viviendo y viendo las cosas de acuerdo a los requerimientos de Cristo y los Apóstoles. En un mundo que proyecta muchos focos deformantes y que dentro del cristianismo se presentan fenómenos de múltiples divergencias y desviaciones, la Iglesia Ortodoxa nos coloca inmediatamente en línea recta hacia la Apocálipsis=Revelación de Cristo. O mejor dicho: El mismo Cristo mantiene abierta Su icona=imagen y Su presencia en el mundo a través de Su cuerpo vivo, la Iglesia Ortodoxa.
Με άλλα λόγια η Εκκλησία μας διαλαλεί ότι αν θέλει κανείς να έχει ορθή σχέση με τον Χριστό, αν θέλει να Τον δει ανόθευτα και γνήσια, πρέπει να ενταχτεί στο σώμα της, να γίνει μέλος της, να βαπτιστεί ορθόδοξος Χριστιανός. Διότι αυτή είναι η μόνη Εκκλησία που συνέχιζε και συνεχίζει να ζει και να βλέπει τα πράγματα σύμφωνα με τις προϋποθέσεις του Χριστού και των Αποστόλων. Σ’ έναν κόσμο που προβάλλει πολλούς παραμορφωτικούς φακούς, που και μέσα στον Χριστιανισμό παρουσιάζονται φαινόμενα πολλαπλής απόκλισης, η Ορθόδοξη Εκκλησία μάς τοποθετεί άμεσα και σε ευθεία γραμμή προς την Αποκάλυψη του Χριστού. Καλύτερα: ο ίδιος ο Χριστός κρατάει ανοιχτή την αληθινή εικόνα Του και την παρουσία Του στον κόσμο μέσα από το ζωντανό σώμα Του, την Ορθόδοξη Εκκλησία.

Los anteriores no son coronas intolerantes. No tiene que ver con fanatismos y orgullos intrusivos. Es la voz de la responsabilidad, conciencia y sentimiento del peso de aquellos que se comprometieron a proteger como las Termópilas la fe. Es la voz de nuestros Padres y nuestros Santos, que han dado hasta su sangre para salvaguardar inalterada la Tradición de Cristo y los Apóstoles.En ningún otro hay salvación; porque no hay otro nombre bajo el cielo, dado a los hombres, en que podamos ser sanos y salvos (Hec 4,12)”, esto es de los Hechos de los Apóstoles, cuando hablaban sobre Jesús Cristo.
Δεν είναι μισαλλόδοξες κορώνες τα παραπάνω. Δεν έχουν να κάνουν με φανατισμούς και υπερηφάνιες αδιάκριτες. Είναι φωνή ευθύνης και συναίσθησης του βάρους αποστολής από εκείνους που τάχτηκαν να φυλάγουν Θερμοπύλες της πίστεως. Είναι η φωνή των Πατέρων μας και των Αγίων μας, που έδωσαν και το αίμα τους για να διαφυλαχτεί ανόθευτη η Παράδοση του Χριστού και των Αποστόλων. Είναι το «ουκ ένι εν άλλω ουδενί η σωτηρία» (Πρ. Απ. 4, 12) των Αποστόλων, όταν μιλούσαν για τον Ιησού Χριστό.
La intolerancia y el fanatismo son asuntos baratos. Se agotan con griteríos y charlatanerías y peor aún con violencias que provocan los pazos del hombre y giran contra su semejante. Pero la batalla para la fe ortodoxa es una lucha que requiere hasta la muerte del mismo ortodoxo para que el mundo viva. Es decir, el ortodoxo cristiano se comporta en su lucha como el mismo Cristo. Tal como Aquel vino para traer la vida pero de Su muerte, de la misma manera también el auténtico fiel de Él: ¡muere él mismo a favor del bien del otro!
Οι μισαλλοδοξίες και οι φανατισμοί είναι ανέξοδη υπόθεση. Εξαντλούνται σε φωνασκίες ή το ακόμη χειρότερο σε βιαιότητες που καλλιεργούν τα πάθη του ανθρώπου και στρέφονται κατά του συνανθρώπου. Ο αγώνας όμως για την ορθόδοξη πίστη αποτελεί αγώνα που προϋποθέτει τον θάνατο του ίδιου του ορθόδοξου για να ζήσει ο κόσμος. Συμπεριφέρεται δηλαδή ο ορθόδοξος στον αγώνα του σαν τον ίδιο τον Χριστό. Όπως Εκείνος ήλθε για να φέρει τη ζωή μέσα όμως από τον θάνατό Του, κατά τον ίδιο τρόπο και ο γνήσιος πιστός Του: πεθαίνει ο ίδιος προς χάρη του άλλου!

Obviamente ortodoxo no es el que simplemente habla logos correctos. El que cree que la ortodoxia es un tema sólo de logos correctos está extremadamente engañado. El Señor lo confirmó: “No todo el que me dice: Señor, Señor, entrará en la realeza increada de los cielos, sino el que hace la voluntad de mi Padre que está en los cielos (Mt 7,21). Así que ortodoxo es aquel que vive la fe ortodoxa, correcta, aplicando y cumpliendo la voluntad del Padre Celeste. Es decir, aquel que cree al Cristo y ama a su semejante. Porque este mandamiento nos ha dado el Señor: “Y este es su mandamiento importante y básico: que creamos en el nombre de su Hijo, Jesús Cristo, y que nos amemos de verdad los unos a los otros” (1ªJn 3,23).
Είναι αυτονόητο έτσι ο ορθόδοξος δεν είναι ο απλά ορθοδοξολογών. Όποιος πιστεύει ότι η ορθοδοξία είναι θέμα ορθών και μόνο λόγων είναι πλανεμένος στο έπακρο. Ο Κύριος διαβεβαίωσε ότι «ου πας ο λέγων μοι Κύριε, Κύριε, εισελεύσεται εις την βασιλείαν των Ουρανών, αλλ’ ο ποιών το θέλημα του πέμψαντός με Πατρός» (Ματθ. 7, 21). Έτσι ο ορθόδοξος είναι εκείνος που ζει την ορθή πίστη∙ που τηρεί το θέλημα του Ουράνια Πατέρα. Δηλαδή εκείνος που και πιστεύει στον Χριστό, αλλά και αγαπά τον συνάνθρωπό του. Διότι αυτήν την εντολή μας έδωσε ο Κύριος: «Αύτη εστίν η εντολή Αυτού, ίνα πιστεύσωμεν τω ονόματι του Υιού Αυτού (Ιησού Χριστού) και αγαπώμεν αλλήλους» (Α΄Ιωάν. 3, 23).

Además, no debemos olvidarnos esto que reiteradamente recalca el logos de Dios: una ortodoxía sin ser infundada de la misma vida, más allá de la hipocresía, consiste en una memoria temporal. Poco a poco se degenera hasta perderse totalmente. Santiago de forma de supervisión, escribe: “Porque si uno escucha el logos y no lo practica, éste es semejante al hombre que mira en un espejo su rostro natural y, después de haberlo visto, se olvida en seguida de como era” (Sant 1,23-24).
Δεν πρέπει να λησμονούμε άλλωστε αυτό που επανειλημμένως επισημαίνει ο λόγος του Θεού: μία ορθοδοξολογία χωρίς την εμψύχωσή της από την ίδια τη ζωή, πέρα από υποκρισία, συνιστά μνήμη προσωρινή. Σιγά σιγά εκφυλίζεται μέχρις ότου χαθεί παντελώς! Ο άγιος Ιάκωβος ο αδελφόθεος με εποπτικό τρόπο γράφει: «Όποιος ακούει τον λόγο του Θεού και δεν τον εφαρμόζει, αυτός μοιάζει με άνθρωπο που βλέπει τον εαυτό του μέσα σ’ έναν καθρέφτη∙ τον βλέπει και φεύγοντας ξεχνάει αμέσως πώς ήταν» (1, 23-24).

Pero tal vez uno ponga el argumento razonable de forma opuesta: ¿no es posible para uno vivir ortodoxamente sin ser ortodoxo? ¿Es decir, vivir la agapi (amor, energía increada divina) sin creer en Cristo? La contestación por muy absoluta que parezca es no. Uno no puede amar, o sea, actuar ortodoxamente sin la fe análoga. Porque la agapi por la que habla el Cristo es la agapi que Aquel ha mostrado y vivido. No es la agapi de una emoción que abarca solamente a los nuestros, sino una agapi que se mueve al espacio de nuestros enemigos y nuestros objetos, una agapi que se convierte en un abrazo enorme para todo mundo. “12 Este es mi mandamiento: «Que os améis unos a otros, como yo os he amado.» 13 Nadie tiene mayor agapi-amor que este, que uno ponga su psique-vida por sus amigos” (Jn 15,12-13)
Ίσως όμως θέσει κανείς εκ του αντιθέτου το λογικό επιχείρημα: δεν υπάρχει περίπτωση να ζήσει κανείς ορθόδοξα χωρίς να είναι ορθόδοξος; Να ζήσει δηλαδή την αγάπη χωρίς να πιστεύει στον Χριστό; Η απάντηση, όσο κι αν φαίνεται απόλυτη, είναι αρνητική. Κανείς δεν μπορεί να αγαπήσει, να πράξει δηλαδή ορθά, χωρίς την ανάλογη πίστη. Διότι η αγάπη για την οποία μιλάει ο Χριστός είναι η αγάπη που έδειξε και έζησε Εκείνος. Όχι μία αγάπη που αποτελεί απλό συναίσθημα και αγκαλιάζει μόνο τους δικούς μας ανθρώπους, αλλά μία αγάπη που κινείται και στον χώρο των εχθρών και αντικειμένων μας∙ μία αγάπη που γίνεται τεράστια αγκαλιά για όλον τον κόσμο. «Αύτη εστίν η εντολή η εμή, ίνα αγαπάτε αλλήλους, καθώς ηγάπησα υμάς. Μείζονα ταύτης αγάπην ουδείς έχει, ίνα τις την ψυχήν αυτού θη υπέρ των φίλων αυτού» (Ιωάν. 15, 12-13).

¿Pero quién puede alcanzar al punto de agapi también para el enemigo? La naturaleza humana no llega hasta allí. Las buenas reservas se agotan rápidamente. La emoción humana no puede vencer la injusticia y la mala astucia de nuestro enemigo. Se requiere energía sobrenatural: La jaris (gracia, energía increada) del mismo Cristo Dios, para hacer capaz al hombre ver, hasta dentro de la maldad del prójimo, la imagen de Dios, al mismo Cristo? ¿Qué ojos más allá de los ojos de la fe en Aquel pueden ver así? ¿Qué corazón puede amar con el desinterés de Cristo?, sino el corazón que lleva a Cristo y tiene Su jaris (gracia, energía increada) operativa a causa del santo bautizo.
Ποιος μπορεί να φτάσει στο σημείο αγάπης και προς τον εχθρό; Η ανθρώπινη φύση δεν φτάνει μέχρις εκεί. Τα καλά αποθέματά της εξαντλούνται πολύ γρήγορα. Το ανθρώπινο συναίσθημα δεν μπορεί να υπερνικήσει την αδικία και την πονηρία ενός εχθρού μας. Απαιτείται η υπέρ φύσιν ενέργεια: η χάρη του ίδιου του Χριστού, για να ικανώσει τον άνθρωπο να δει και μέσα ακόμη από την κακία του πλησίον, την εικόνα του Θεού, τον ίδιο τον Χριστό. Ποια μάτια πέρα από τα μάτια της πίστεως σ’ Εκείνον, μπορούν να δουν έτσι; Ποια καρδιά μπορεί να αγαπήσει με την ανιδιοτέλεια του Χριστού, παρά η καρδιά που φέρει τον Χριστό και έχει τη χάρη Του ενεργούσα μέσα της λόγω του αγίου βαπτίσματος;

Así que la afirmación y persistencia de que el hombre fuera de la Iglesia puede amar como el Cristo es un engaño y una utopía. Más bien todo lo contrario. La entonación de la agapi también hacia el enemigo es calificado por el no creyente como un romanticismo incurable e ingenuidad. Para él esto ofende hasta el sentido de la justicia humana, por eso es rechazado sin discusión. De modo que sólo el creyente ortodoxo, que vive y respira el aire de la Iglesia Ortodoxa puede amar de la misma manera que el Cristo. Solamente el que cree correctamente puede actuar también correctamente.
Έτσι ο ισχυρισμός ότι και ο εκτός της Εκκλησίας άνθρωπος μπορεί να αγαπά σαν τον Χριστό είναι πλάνη και ουτοπία. Το αντίθετο μάλιστα. Ο τονισμός της αγάπης και προς τον εχθρό χαρακτηρίζεται από τον μη πιστό, το λιγότερο, ως αφέλεια και αθεράπευτος ρομαντισμός. Προσβάλλει κατ’ αυτόν το αίσθημα της ανθρώπινης δικαιοσύνης, γι’ αυτό και απορρίπτεται ασυζητητί. Ώστε μόνον ο ορθόδοξος πιστός, που ζει και αναπνέει τον αέρα της Ορθόδοξης Εκκλησίας μπορεί να αγαπά με τον τρόπο του Χριστού. Μόνον ο ορθά πιστεύων είναι και ο ορθά πράττων.

Con lo anterior se hace claro que la lucha para la verdad de la fe es una batalla para la verdad del mismo hombre: conservar su verdadero rostro y el hombre poder amar. Permanezco en la iglesia Ortodoxa significa que permanezco a Cristo y permanecer a Cristo significa que puedo amar: sencilla y verdaderamente todo el mundo, en toda la tierra, sin fronteras ni barreras. Esto exactamente hacían todos nuestros santos. Amaron a Cristo y mostraron también la verdadera agapi increada hacia sus semejantes.
Με τα παραπάνω καθίσταται σαφές ότι ο αγώνας για την αλήθεια της πίστεως τελικώς αποτελεί αγώνα για την αλήθεια του ίδιου του ανθρώπου: να διακρατηθεί το αληθινό του πρόσωπο∙ να μπορεί ο άνθρωπος να αγαπά. Μένω στην Ορθόδοξη Εκκλησία σημαίνει μένω στον Χριστό και μένω στον Χριστό σημαίνει μπορώ να αγαπώ: απλά και αληθινά, όλον τον κόσμο, όπου γης, χωρίς όρια και φραγμούς. Αυτό ακριβώς έκαναν όλοι οι άγιοί μας. Αγάπησαν τον Χριστό και έδειξαν την αληθινή αγάπη και προς τον άνθρωπο.
Por eso cuando hablamos sobre Iglesia Ortodoxa, nuestro pensamiento no debe ir en unos clérigos, tal vez en unos laicos, que puede que no lleven correctamente la fe. Nuestra mente y pensamiento debe ir a nuestros santos. Nuestros santos son las fronteras y los límites de nuestra ortodoxia, porque en ellos se revela el mismo Cristo nuestro. Ellos son la prorrogación de Él en el mundo, tal como lo ha expresado también el gran apóstol Pablo, para muchos el más santo:Con Cristo estoy juntamente crucificado, y ya no vivo yo, mas vive Cristo en mí” (Gal 2,20).
Γι’ αυτό και όταν μιλάμε για την Ορθόδοξη Εκκλησία δεν πρέπει το μυαλό και η σκέψη μας να πηγαίνει σε κάποιους ίσως κληρικούς ή σε κάποιους λαϊκούς που μπορεί να μη στέκουν σωστά στην πίστη. Η σκέψη μας πρέπει να πηγαίνει στους αγίους μας. Οι άγιοί μας είναι τα όρια της ορθοδοξίας μας, γιατί σ’ αυτούς φανερώνεται ο ίδιος ο Χριστός μας. Αυτοί αποτελούν την προέκτασή Του στον κόσμο, όπως το έχει διατυπώσει και ο μέγας απόστολος Παύλος, ο αγιώτερος πάντων για πολλούς: «Ζω δε ουκέτι εγώ, ζη δε εν εμοί Χριστός» (Γαλ. 2, 20).

En realidad los santos muestran qué significa apocatástasis-restablecimiento de las imágenesque es lo que festejamos históricamente en el Domingo de la Ortodoxia. Con la jaris (gracia, energía increada) de Dios han restablecido la imagen de Aquel en sus interiores, por eso honrándolos, en realidad honramos y alabamos a Cristo, según, otra vez, el libro Sinodikón de la Ortodoxia.
Στην πραγματικότητα οι άγιοι δείχνουν τι σημαίνει αποκατάσταση των εικόνων – ό,τι εορτάζουμε ιστορικά την Κυριακή της Ορθοδοξίας. Αποκατέστησαν με τη χάρη του Θεού την εικόνα Εκείνου μέσα τους, γι’ αυτό και τιμώντας αυτούς τον Χριστό στην πραγματικότητα τιμούμε και δοξάζουμε, κατά τη διατύπωση και πάλι του Συνοδικού της Ορθοδοξίας.

La fiesta de la Ortodoxia no es un festejo de triunfos. Si permanecemos en los laureles del pasado, no hacemos otra cosa que imitar a los judíos, cuando en su decadencia se jactaban y enorgullecían por sus antiguos esplendores. La valoración para nosotros en este caso nos está dada por el Señor: “No os conozco” (Mt 25,22). La fiesta debe llevarnos a una dura autocrítica y decisión hasta la muerte, para vivir como el Cristo y los Santos. Si la Ortodoxia no la vemos así, tal vez es mejor que no la veamos, porque lo único que hacemos entonces es acumular más ira para nosotros en el día de la Krisis-Juicio. Amín.
Η εορτή της Ορθοδοξίας δεν είναι εορτή για θριαμβολογίες. Αν μείνουμε στις δάφνες του παρελθόντος δεν θα κάνουμε τίποτε άλλο από το να μιμούμαστε τους Ιουδαίους στην παρακμασμένη περίοδό τους, όταν καυχώνταν και υπερηφανεύονταν για τα παλαιά μεγαλεία τους. Η αποτίμηση του ίδιου του Κυρίου μας στην περίπτωση αυτή είναι δεδομένη και για εμάς: «Ουκ οίδα υμάς» (Ματθ. 25, 12). Δεν σας γνωρίζω. Η εορτή πρέπει να μας προκαλεί σε σκληρή αυτοκριτική και σε απόφαση μέχρι θανάτου να ζήσουμε όπως ο Χριστός και οι Άγιοι. Αν δεν την δούμε έτσι, ίσως καλύτερα να μην αναφερόμαστε σ’ αυτήν, γιατί το μόνο που κάνουμε τότε είναι να σωρεύουμε περισσότερη οργή για εμάς εν τη ημέρα της κρίσεως. Amín
Fuente: ΑΚΟΛΟΥΘΕΙΝ Sacerdote Georgios Dombarakis
Traducido por: χΧ jJ

1º Domingo de ayuno del gran cuaresma (El día de la Ortodoxia)

El Domingo de la Ortodoxia no se afronta por nuestra Iglesia como un simple Domingo. Toda la teleturgía (ritual) del día muestra su particularidad, puesto que en esencia proyecta todos aquellos elementos que constituyen el contenido de la fe y la vida de la Iglesia. El Sinodikón (libro sobre los sínodos) de la Ortodoxia viene a confirmar la convicción de la Iglesia, de que la misma se encuentra al mundo no como un clon del árbol del Cristianismo, como creen diversos herejes, sino el mismo árbol, la extensión de la verdad del Señor, “el Cristo prorrogado en los siglos” según la conocida frase de san Agustín.

«Como los Profetas han visto, como los Apóstoles han enseñado, tal como ha recibido la Iglesia, tal como los Didáscalos-Maestros han dogmatizado, tal como la Οικουμένη (Icumeni- la tierra habitada) ha estado conforme, tal como respalndeció la jaris (gracia, energía y luz increada)... y tal como el Cristo ha apremiado, así actuamos, así hablamos y así predicamos a Cristo el verdadero Dios nuestro... » «Esta es la fe de los Apóstoles, esta es la fe de los Padres, esta es la fe de los Ortodoxos y esta fe ha apoyado la Icumeni, es decir, el mundo entero.

En otras palabras, nuestra Iglesia proclama que si uno quiere tener una relación correcta con el Cristo, si quiere verLo inalterado y auténticamente, debe incorporarse en su cuerpo, hacerse miembro de ella y bautizarse Cristiano Ortodoxo. Porque esta es la única Iglesia que continuó y continúa viviendo y viendo las cosas de acuerdo a los requerimientos de Cristo y los Apóstoles. En un mundo que proyecta muchos focos deformantes y que dentro del cristianismo se presentan fenómenos de múltiples divergencias y desviaciones, la Iglesia Ortodoxa nos coloca inmediatamente en línea recta hacia la Apocálipsis=Revelación de Cristo. O mejor dicho: El mismo Cristo mantiene abierta Su icona=imagen y Su presencia en el mundo a través de Su cuerpo vivo, la Iglesia Ortodoxa.

Los anteriores no son coronas intolerantes. No tiene que ver con fanatismos y orgullos intrusivos. Es la voz de la responsabilidad, conciencia y sentimiento del peso de aquellos que se comprometieron a proteger como las Termópilas la fe. Es la voz de nuestros Padres y nuestros Santos, que han dado hasta su sangre para salvaguardar inalterada la Tradición de Cristo y los Apóstoles.En ningún otro hay salvación; porque no hay otro nombre bajo el cielo, dado a los hombres, en que podamos ser sanos y salvos (Hec 4,12)”, esto es de los Hechos de los Apóstoles, cuando hablaban sobre Jesús Cristo.
La intolerancia y el fanatismo son asuntos baratos. Se agotan con griteríos y charlatanerías y peor aún con violencias que provocan los pazos del hombre y giran contra su semejante. Pero la batalla para la fe ortodoxa es una lucha que requiere hasta la muerte del mismo ortodoxo para que el mundo viva. Es decir, el ortodoxo cristiano se comporta en su lucha como el mismo Cristo. Tal como Aquel vino para traer la vida pero de Su muerte, de la misma manera también el auténtico fiel de Él: ¡muere él mismo a favor del bien del otro!

Obviamente ortodoxo no es el que simplemente habla logos correctos. El que cree que la ortodoxia es un tema sólo de logos correctos está extremadamente engañado. El Señor lo confirmó: “No todo el que me dice: Señor, Señor, entrará en la realeza increada de los cielos, sino el que hace la voluntad de mi Padre que está en los cielos (Mt 7,21). Así que ortodoxo es aquel que vive la fe ortodoxa, correcta, aplicando y cumpliendo la voluntad del Padre Celeste. Es decir, aquel que cree al Cristo y ama a su semejante. Porque este mandamiento nos ha dado el Señor: “Y este es su mandamiento importante y básico: que creamos en el nombre de su Hijo, Jesús Cristo, y que nos amemos de verdad los unos a los otros” (1ªJn 3,23).

Además, no debemos olvidarnos esto que reiteradamente recalca el logos de Dios: una ortodoxía sin ser infundada de la misma vida, más allá de la hipocresía, consiste en una memoria temporal. Poco a poco se degenera hasta perderse totalmente. Santiago de forma de supervisión, escribe: “Porque si uno escucha el logos y no lo practica, éste es semejante al hombre que mira en un espejo su rostro natural y, después de haberlo visto, se olvida en seguida de como era” (Sant 1,23-24).

Pero tal vez uno ponga el argumento razonable de forma opuesta: ¿no es posible para uno vivir ortodoxamente sin ser ortodoxo? ¿Es decir, vivir la agapi (amor, energía increada divina) sin creer en Cristo? La contestación por muy absoluta que parezca es no. Uno no puede amar, o sea, actuar ortodoxamente sin la análoga fe. Porque la agapi por la que habla el Cristo es la agapi que Aquel ha mostrado y vivido. No es la agapi de una emoción que abarca solamente a los nuestros, sino una agapi que se mueve al espacio de nuestros enemigos y nuestros objetos, una agapi que se convierte en un abrazo enorme para todo mundo. “12 Este es mi mandamiento: «Que os améis unos a otros, como yo os he amado.» 13 Nadie tiene mayor agapi-amor que este, que uno ponga su psique-vida por sus amigos” (Jn 15,12-13)

¿Pero quién puede alcanzar al punto de agapi también para el enemigo? La naturaleza humana no llega hasta allí. Las buenas reservas se agotan rápidamente. La emoción humana no puede vencer la injusticia y la mala astucia de nuestro enemigo. Se requiere energía sobrenatural: La jaris (gracia, energía increada) del mismo Cristo Dios, para hacer capaz al hombre ver, hasta dentro de la maldad del prójimo, la imagen de Dios, al mismo Cristo? ¿Qué ojos más allá de los ojos de la fe en Aquel pueden ver así? ¿Qué corazón puede amar con el desinterés de Cristo?, sino el corazón que lleva a Cristo y tiene Su jaris (gracia, energía increada) operativa a causa del santo bautizo.

Así que la afirmación y persistencia de que el hombre fuera de la Iglesia puede amar como el Cristo es un engaño y una utopía. Más bien todo lo contrario. La entonación de la agapi también hacia el enemigo es calificado por el no creyente como un romanticismo incurable e ingenuidad. Para él esto ofende hasta el sentido de la justicia humana, por eso es rechazado sin discusión. De modo que sólo el creyente ortodoxo, que vive y respira el aire de la Iglesia Ortodoxa puede amar de la misma manera que el Cristo. Solamente el que cree correctamente puede actuar también correctamente.

Con lo anterior se hace claro que la lucha para la verdad de la fe es una batalla para la verdad del mismo hombre: conservar su verdadero rostro y el hombre poder amar. Permanezco en la iglesia Ortodoxa significa que permanezco a Cristo y permanecer a Cristo significa que puedo amar: sencilla y verdaderamente todo el mundo, en toda la tierra, sin fronteras ni barreras. Esto exactamente hacían todos nuestros santos. Amaron a Cristo y mostraron también la verdadera agapi increada hacia sus semejantes.
Por eso cuando hablamos sobre Iglesia Ortodoxa, nuestro pensamiento no debe ir en unos clérigos, tal vez en unos laicos, que puede que no lleven correctamente la fe. Nuestra mente y pensamiento debe ir a nuestros santos. Nuestros santos son las fronteras y los límites de nuestra ortodoxia, porque en ellos se revela el mismo Cristo nuestro. Ellos son la prorrogación de Él en el mundo, tal como lo ha expresado también el gran apóstol Pablo, para muchos el más santo:Con Cristo estoy juntamente crucificado, y ya no vivo yo, mas vive Cristo en mí” (Gal 2,20).

En realidad los santos muestran qué significa apocatástasis-restablecimiento de las imágenesque es lo que festejamos históricamente en el Domingo de la Ortodoxia. Con la jaris (gracia, energía increada) de Dios han restablecido la imagen de Aquel en sus interiores, por eso honrándolos, en realidad honramos y alabamos a Cristo, según, otra vez, el libro Sinodikón de la Ortodoxia.

La fiesta de la Ortodoxia no es un festejo de triunfos. Si permanecemos en los laureles del pasado, no hacemos otra cosa que imitar a los judíos, cuando en su decadencia se jactaban y enorgullecían por sus antiguos esplendores. La valoración para nosotros en este caso nos está dada por el Señor: “No os conozco” (Mt 25,22). La fiesta debe llevarnos a una dura autocrítica y decisión hasta la muerte, para vivir como el Cristo y los Santos. Si la Ortodoxia no la vemos así, tal vez es mejor que no la veamos, porque lo único que hacemos entonces es acumular más ira para nosotros en el día de la Krisis-Juicio. Amín.

Fuente: ΑΚΟΛΟΥΘΕΙΝ Sacerdote Georgios Dombarakis
Traducido por: χΧ jJ


Δεν υπάρχουν σχόλια:

ΠΡΟΤΕΙΝΟΜΕΝΑ



ΤΕΣΣΕΡΙΣ ΧΡΗΣΙΜΕΣ ΟΔΗΓΙΕΣ

1.Μπορεῖτε νά δεῖτε τίς προηγούμενες δημοσιεύσεις τοῦ ἱστολογίου μας πατώντας τό: Παλαιότερες ἀναρτήσεις (δεῖτε δεξιά)

2.Καλλίτερη θέαση τοῦ ἱστολογίου μέ τό Mozilla.

3.Ἐπιτρέπεται ἡ ἀναδημοσίευση τῶν ἀναρτήσεων μέ τήν προϋπόθεση ἀναγραφῆς τῆς πηγῆς

4.Ἐπικοινωνία: hristospanagia@yahoo.gr
.
Γιά ἐνημέρωση μέσῳ ἠλεκτρονικοῦ ταχυδρομείου στεῖλτε μας τό e- mail σας στό hristospanagia@yahoo.gr
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

ΑΚΟΥΣΤΕ ΚΑΙ ΜΕΤΑΦΟΡΤΩΣΤΕ ΟΜΙΛΙΕΣ

ΕΤΙΚΕΤΕΣ- ΘΕΜΑΤΑ ΚΑΤΑ ΑΛΦΑΒΗΤΙΚΗ ΣΕΙΡΑ