Σελίδες

ΚΥΡΙΕ ΙΗΣΟΥ ΧΡΙΣΤΕ ΕΛΕΗΣΟΝ ΜΕ

ΚΥΡΙΕ ΙΗΣΟΥ ΧΡΙΣΤΕ ΕΛΕΗΣΟΝ ΜΕ
ΥΠΕΡΑΓΙΑ ΘΕΟΤΟΚΕ ΣΩΣΟΝ ΗΜΑΣ

ΚΗΡΥΓΜΑ ΖΩΝΤΑΝΑ ΑΠΟ ΤΗΝ Ι. Μ. ΑΓ. ΤΡΙΑΔΑΣ ΕΔΕΣΣΑΣ

ΚΗΡΥΓΜΑ ΖΩΝΤΑΝΑ ΑΠΟ ΤΗΝ Ι. Μ. ΑΓ. ΤΡΙΑΔΑΣ ΕΔΕΣΣΑΣ

Τετάρτη, 24 Απριλίου 2013

Yérontas Sofronio, el teólogo de la luz increada Γέροντας Σωφρόνιος, ὁ θεολόγος τοῦ ἀκτίστου φωτός

Yérontas Sofronio, el teólogo de la luz increada
Γέροντας Σωφρόνιος, ο θεολόγος του ακτίστου φωτός

Sumarios de congreso científico internacional, Atenas, (19-21 Octumbre 2007)

Πρακτικά διορθόδοξου επιστημονικού συνεδρίου, Αθήνα (19 - 21 Οκτωβρίου 2007)


Η ΣΥΝΕΡΓΙΑ ΤΗΣ ΘΕΙΑΣ ΚΑΙ ΤΗΣ ΑΝΘΡΩΠΙΝΗΣ ΘΕΛΗΣΕΩΣ
Καθηγητής Δημήτριος Τσελεγγίδης

LA SINERGIA DE LA DIVINA Y LA HUMANA VOLUNTAD
Profesor Dimitrio Tseleguidis

1-Θεωρῶ ἐξαιρετική τιμή, πού προτάθηκα νά συμμετάσχω ὡς ὁμιλητής σ’ αὐτό τό Διορθόδοξο Ἐπιστημονικό Συνέδριο. Ἦρθα μάλιστα μέ άὐξημένο ἐνδιαφέρον, νά ἀκούσω ὅσους γνώρισαν προσωπικά τόν γέροντα, Σωφρόνιο, καί ἰδιαίτερα ὅσους τόν ἔζησαν ὡς πνευματικά τέκνα του.
Es un honor excepcional para mí, el que se me haya propuesto participar como conferenciante en este Congreso Científico Ortodoxo. He venido con un gran interés para escuchar aquellos que conocieron personalmente al Yérontas Sofronio y especialmente a los que vivieron con Él como hijos espirituales.

2-Στην Εἰσήγησή μου θά σταθῶ ἐπιλεκτικά σέ ὁρισμένα σημεῖα τῶν κειμένων τοῦ μακαριστοῦ γέροντα, χωρίς νά θέλω νά διεκδικήσω αὐθεντική ἑρμηνευτική προσέγγιση τοῦ συγγραφικοῦ ἔργου του, ἀφοῦ δέν εἶχα τήν εὐλογία νά τόν γνωρίσω προσωπικά καί νά συζητήσω μαζί του κάποια δυσνόητα σημεῖα τῶν συγγραφῶν του.
En mi introducción me ocuparé selectivamente de determinados conceptos y significados de los textos del bienaventurado Yérontas, sin querer reivindicar el auténtico acercamiento interpretativo de la obra del autor, puesto que no tuve la bendición de conocerle personalmente y hablar con él sobre algunos puntos de sus textos de difícil compresión.

3-Ἡ συνεργία τῆς θείας καί τῆς ἀνθρώπινης θελήσεως ἀφορᾶ καίρια καί προσδιοριστικά τή σωτηρία και τή χαρισματική θέωση τοῦ ἀνθρώπου. Ἀποτελεῖ δογματική διδασκαλία τῆς Ἐκκλησίας, πού θεμελιώνεται στό Χριστολογικό δόγμα, στήν ἀλήθεια δηλαδή τῆς ἐνανθρωπήσεως τοῦ Θεοῦ Λόγου. Ἡ συνεργία εἶναι ὁ ἐντελῶς ἀπαραίτητος, ἀναντικατάστατος καί πρακτικός τρόπος, μέ τόν ὁποῖο ὁ ἄνθρωπος ἀποκτᾶ τήν ἐνεργό πρόσβασή του στήν ἴδια τήν ἄκτιστη ζωή τοῦ Τριαδικοῦ Θεοῦ. Εἶναι ἡ θεμελιώδης καί προσδιοριστική θεολογική ἀρχή τῆς ἁγιότητας ὅλων τῶν ἁγίων.
La sinergia de la voluntad divina y la humana concierne íntegra y determinantemente a la salvación y la zéosis* (glorificación) carismática del hombre. Constituye la enseñanza dogmática de la Iglesia, que se cimienta en el dogma Cristológico, es decir, en la verdad de la humanización del Logos* de Dios. La sinergia es completamente la manera indispensable, insustituible y práctica con la que el hombre adquiere su acceso activo a la misma vida increada del Dios Trinitario. Es el principio fundamental y determinante de la santidad de todos los santos.

4-Μέ αὐτήν γίνεται ἑκούσια πράξη ἡ σχέση ἐξαρτήσεως τοῦ ἀνθρώπου ἀπό τό Θεό, ἐνῶ ταυτόχρονα καταξιώνεται τό ἀνθρώπινο πρόσωπο νά συνεργάζεται μέ τήν ὑποστατική του ἀρχή. Μέ τή συνεργία ὁ ἄνθρωπος ὄχι μόνο δέν αὐτονομεῖται, ἀλλά πρακτικῶς βιώνει τό ἐν Χριστῷ εἶναι του καί δέν ἐπαναλαμβάνει πλέον τό προπατορικό ἁμάρτημα στήν προσωπική του ζωή.
Con la sinergia, la relación de dependencia del hombre con Dios, se convierte en una acción voluntaria, mientras simultáneamente la persona humana se dignifica colaborando con su principio hipostático (substancial). Con la sinergia el hombre no sólo no se autonomita, sino que vive empíricamente su ser en Cristo y no repite más el pecado original en su vida personal.
5-Ἡ Ὀρθόδοξη θεώρηση τῆς συνεργίας προϋποθέτει τό ὀρθό φρόνημα τοῦ ἀνθρώπου γιά τή σωτηρία του. Καί τό ὀρθό φρόνημα εἶναι κατεξοχήν τό ταπεινό φρόνημα. Αὐτό συγκεκριμενοποιεῖται ρεαλιστικά στήν αὐτογνωσία τοῦ ἀνθρώπου, ὅτι ἀδυνατεῖ νά πετύχει μόνος τό σκοπό, πού τοῦ ἔθεσε ὁ Θεός μέ τή δημιουργία του κατ’ εἰκόνα καί καθ’ ὁμοίωση Θεοῦ.
La consideración Ortodoxa de la sinergia presupone la conducta y actitud correcta del hombre para su sanación y salvación. Y la conducta correcta es por excelencia la humilde. Esto se concreta realmente en el auto-conocimiento del hombre, porque él solo no puede conseguir el propósito que le ha puesto Dios creándole como imagen y semejanza de Él.

6-Ὁ πιστός ἔχει ἐντός του ἐνεργό τή συνεχῆ παρουσία τῆς θεοποιοῦ Χάριτος μόνο μέ τήν ἐλεύθερη ἀνταπόκρισή του στήν ἀγαπητική κλήση τοῦ Θεοῦ γιά τήρηση τοῦ θελήματός του. Αὐτό συνιστᾶ γενικῶς τήν Ὀρθόδοξη θεώρηση τῆς συνεργίας γιά τή σωτηρία.
El creyente tiene energizada, activada en su interior la presencia continua de la energía increada Jaris (Gracia) deificante sólo con su libre correspondencia a la llamada amorosa de Dios para cumplir su voluntad. En esto consiste generalmente la estimación Ortodoxa de la sinergia para nuestra salvación.

7-Τό μυστήριο τῆς σωτηρίας εἶναι ἔργο τῆς θελήσεως τοῦ Τριαδικοῦ Θεοῦ, τό ὁποῖο πραγματώνεται καί παρέχεται ὡς δωρεά ἀποκλειστικῶς διά τῆς ἀκτίστου θείας Χάριτος ἐντός τῆς Ἐκκλησίας.
El misterio de la sanación y salvación es obra de la voluntad del Dios Trinitario, que se realiza y es proporcionado como regalo exclusivamente por la deificante Jaris increada dentro de la Iglesia Ortodoxa.

8-Ἡ οἰκείωση, καί κατεξοχήν ἡ βίωσή της ἐν πάσῃ αἰσθήσει, προϋποθέτει ὁπωσδήποτε τή διαρκῆ συνεργία τῆς ἀνθρώπινης θελήσεως. Ὁ Θεός δέν μπορεῖ νά σώσει τόν ἄνθρωπο χωρίς τή συμμετοχή του, παρατηρεῖ ὁ π. Σωφρόνιος ἐπιγραμματικάi.
Su familiarización, apropiación y sobre todo, su vivencia en todos los aspectos y sentidos presupone en todo caso la continua sinergia de la voluntad humana. Dios no puede salvar al hombre sin su participación, observa epigramáticamente el padre Sofronio. (Lucha para la Teognosía, pág. 331).

9-Ἀπό τόν ἄνθρωπο ἐξαρτᾶται «κατά πόσον θά ἀνοίξει τή θύρα τῆς καρδιᾶς του, ὥστε νά εἰσέλθει ἀβιάστως σαὐτήν Κύριος»ii. Ὁ Θεός ποτέ δέν παραβιάζει τή θέληση τοῦ ἀνθρώπου, ἀλλά καί τόν Θεό κανείς δέν μπορεῖ νά τόν ἐξαναγκάσει σέ ὅ,τιδήποτεiii.
Del hombre depende “cuanto abrirá la puerta de su corazón para que sea introducido sin violencia el Señor”. (Sobre oración, pág. 168). El Señor nunca viola la voluntad del hombre, pero a Dios nadie puede obligarle a lo que sea. (Sobre Oración, pág. 168).

10- Θεός δέν θά εἰσβάλει στήν καρδιά μας, ἄν δέν εἴμαστε διατεθειμένοι νά τοῦ ἀνοίξουμε τήν εἴσοδοiv. Καί ὅσο εὐρύτερα ἀνοίγουμε τή θύρα τόσο ἀφθονότερο τό ἄκτιστο φῶς πληροῖ τό ἐσώτερο εἶναι μαςv. Αὐτό σημαίνει ὅτι ὁ Θεός σέβεται τήν ἐλευθερία τοῦ ἀνθρώπου, πού εἶναι ἡ βασική ἀρχή τῆς κατ’ εἰκόνα δημιουργίας του. Σέβεται τή δυνατότητα αὐτοπροσδιορισμοῦ τοῦ ἀνθρώπουvi.
Dios no se introducirá en nuestros corazones, si no estamos dispuestos a abrirle la entrada (Apoc. 3,20). Cuando más abrimos la puerta, tanta más abundancia de luz increada llena nuestro ser interior. (Sobre oración, pág. 102.) Esto significa que Dios respeta la libertad del hombre que es el principio básico de su creación como imagen (icona). Respeta la posibilidad de la autodeterminación del hombre (6) (Su vida mi vida, pág, 92).

11-Δημιουργηθήκαμε ἀπό τό Θεό «κατ’ εἰκόνα» του, γιά νά μποροῦμε νά ζοῦμε «καθ’ ὁμοίωση» τουvii, δηλαδή γιά τήν τελική θέωσή μας, τή μετοχή μας στό πλήρωμα τῆς θείας ζωῆςviii. Ἡ δίψα νά ὁμοιωθοῦμε μέ τό Θεό εἶναι ἔμφυτη στό κατ’εἰκόνα, εἶναι φυσικήix. Οἱ σχέσεις μας μέ τό Θεό φέρουν ἀποκλειστικῶς προσωπικό χαρακτήραx καί θεμελιώνονται πάνω στίς ἀρχές τῆς ἐλευθερίαςxi.
Hemos sido creados por Dios “como imagen” suya para vivir “como semejanza” suya (8), es decir, para nuestra zéosis o glorificación final, nuestra participación en la plenitud de la vida divina (9). Nuestras relaciones con Dios conllevan exclusivamente carácter personal y se cimientan sobre los principios de la libertad (10).

13-«Ὁ ἄνθρωπος δέν φέρει ἐξ ὁρισμοῦ μέσα του τήν αἰώνια ζωή», σημειώνει ὁ γέροντας Σωφρόνιος. «Αὐτή τοῦ προσφέρεται ἀπό τό Θεό. Εἶναι δωρεά τῆς θείας Χάριτος. Τό ἔργο τῆς σωτηρίας συντελεῖται μέ τή Χάρη τοῦ Θεοῦ, ἀλλά ὁπωσδήποτε καί μέ τή συμμετοχή σ’ αὐτό τῆς ἐλεύθερης προαιρέσεως τοῦ ἀνθρώπου’’xii.
El hombre, dice el Yérontas Sofronio, no lleva por definición en su interior la vida eterna. “Ella le es dada por Dios. Es donación de la divina Jaris increada. La obra de la salvación se consuma con la Jaris increada de Dios, pero en todo caso también con la coparticipación de la libre voluntad y preferencia del hombre” 12.

14-Ὅταν ὅμως παραπάνω σωτηριώδης δωρεά τῆς ἄκτιστης ζωῆς τοῦ Θεοῦ ἐντός μας καταστεῖ ἀνενεργός, ἐξαιτίας τῆς ἁμαρτωλῆς ζωῆς μας, χρειάζεται πολλή ἀνθρώπινη προσπάθεια γιά νά ἐπανενεργοποιηθεῖ.
Pero cuando la donación anterior salvadora de la vida increada está inactivada en nuestro interior, a causa de nuestra vida pecaminosa, se necesita mucho esfuerzo humano para reenergizarla, reactivarla.

15-Στήν περίπτωση αὐτή οἱ ἀνθρώπινες προσπάθειες, ὅσες κι ἄν εἶναι, χαρακτηρίζονται ἀπό τό νέο θεολόγο τοῦ ἀκτίστου φωτός ὡς «μηδέν, συγκρινόμενες μέ τήν ἐξ ὕψους δωρεά»xiii. Καί τοῦτο, κατά τή γνώμη μας, ἐπειδή οἱ προσπάθειες τοῦ ἀνθρώπου εἶναι κτιστές, ἐνῶ ἡ δωρεά τοῦ Θεοῦ εἶναι ἄκτιστη.
En este caso los esfuerzos humanos, cuales quiera que sean, son caracterizados por el nuevo teólogo de la luz increada (se refiere al p. Sofronio) como “cero, comparados con las donaciones de lo alto” (13). Y esto, según nuestra opinión, es porque los intentos del hombre son creados, en cambio la donación de Dios es increada.

16-Ἡ γνήσια χριστιανική ζωή θεμελιώνεται στήν ταύτιση τῶν δύο θελήσεων: τῆς θείας, αἰωνίως ἀσάλευτης, καί τῆς ἀνθρώπινης, πού ὑπόκειται σέ ταλαντεύσεις. Ὁ Θεός ἀποκαλύπτει πολύτροπα τόν ἑαυτό του στόν ἄνθρωπο. Ὅταν συμβαίνει νά ἀποδεχόμαστε ἀγαπητικά τήν προσέγγισή του σέ μᾶς, τότε ἐπισκέπτεται συχνά τήν ψυχή μέ πραότητα καί ταπείνωση.
La auténtica vida cristiana se cimienta en la identificación de las dos voluntades: la divina, eternamente imperturbable, y la humana, que está sometida en oscilaciones. Dios se revela a sí mismo de muchas maneras al hombre. Cuando aceptamos amorosamente su acercamiento a nosotros, entonces visita a menudo la psique con humildad y afabilidad.

17-Ἡ ψυχή, βλέποντας τό Χριστό στό φῶς τῆς ἀγάπης του, ἑλκύεται ἀπό αὐτόν. Τότε δέν μπορεῖ, οὔτε καί θέλει, ν’ ἀντισταθεῖ σ’ αὐτήν τήν ἕλξηxiv. «Ἡ Χάρη τοῦ Θεοῦ δέν ἀφαιρεῖ τήν ἐλευθερία», θά μᾶς πεῖ ὁ ἅγιος Σιλουανός, «ἀλλά συνεργεῖ μόνο στήν ἐκπλήρωση τῶν ἐντολῶν τοῦ Θεοῦ»xv.
La psique viendo a Cristo en la luz increada de su agapi (amor, energía increada) es atraída por él. Entonces no puede ni quiere resistir a esta atracción, (14). “La Jaris-Gracia increada de Dios, no reduce la libertad” nos dirá San Siluán el Athonita “sino que sólo sinergiza, coopera con el cumplimiento de los mandamientos de Dios, (15).

18- συνεργία τοῦ ἀνθρώπου συνίσταται στήν ἑκούσια καί ἀγαπητική παράδοση τοῦ θελήματός του στό θέλημα τοῦ Θεοῦ κατά τό πρότυπο τῆς Θεοτόκου, ὁποία, ἀνταποκρινόμενη στήν κλήση τοῦ Θεοῦ νά ὑπηρετήσει τό θέλημά του, εἶπε: «Ἰδού δούλη Κυρίου. γένοιτό μοι κατά τό ρῆμα σου»xvi.
La sinergia del hombre consiste en la entrega voluntaria y agapítica (amorosa) de su voluntad a la voluntad de Dios, según el prototipo o modelo de la Zeotocos (Madre de Dios), la que correspondiendo a la llamada de Dios para que sirviese a su voluntad, dijo: “Aquí está la esclava del Señor, hágase en mi según lo dicho por ti o según tu voluntad” (Luc. 1,38)
19-Κατά τή διαδικασία τῆς συνεργίας «ἡ κυρίαρχη θέση ἀνήκει ὁπωσδήποτε στή θεία Χάρη»xvii. Πρῶτος ἐνεργεῖ πάντοτε ὁ Θεός καί μᾶς ἀποκαλύπτεται χωρίς βία καί μέτροxviii. Ὅταν ὁ Θεός ἀποκαλύπτεται, «περιμένει» νά τοῦ ἀπαντήσει σωστά ὁ ἄνθρωπος καί νά θελήσει νά γίνει ὅμοιος μ’ αὐτόν.
Durante el proceso de la sinergia “el lugar principal, en cualquier caso, pertenece a la divina Jaris” (17). Primero siempre energiza Dios revelándosenos sin violencia y con orden (18). Cuando Dios se revela, “espera” que el hombre le conteste correctamente y que quiera hacerse a semejanza él.

20-Ἀπό τήν ἀπάντηση αὐτή ἐξαρτᾶται ὁλόκληρη ζωή καί σωτηρία τοῦ ἀνθρώπουxix. Ὁ Θεός μᾶς καλεῖ σέ ριζική ἀλλαγή τῆς ζωῆς μας. Καί ἡ ἀλλαγή αὐτή δέν εἶναι κατορθωτή διαφορετικά, παρά μέ τήν συγχώνευση τοῦ πύρινου πόθου μας μέ τήν ἄκτιστη ἐνέργεια τοῦ οὐρανίου πυρός, τό ὁποῖο ἁπαλύνει τήν καρδιά μας. Στή συνέχεια, ἡ ἁπαλυνθείσα καρδιά σφυηλατεῖται μέ χτυπήματα ἰσχυρᾶς σφύραςxx.
De esta contestación depende la vida entera y la salvación del hombre. Dios nos llama a un cambio radical de nuestra vida. Y este cambio no se consigue de otra manera sino con la fusión de nuestro candente anhelo con la energía increada candente del fuego celeste que ablanda nuestro corazón. A continuación el corazón blandecido es martilleado con golpes de martillo fuerte (20).

21-Συγκεκριμένα, πρίν φτάσει ἄνθρωπος στήν πνευματική κατάσταση τῆς μαθητείας στό Χριστό, ὥστε νά συνεργαστεῖ ἐλεύθερα γιά τήν ἀγαπητική τήρηση τοῦ θελήματος τοῦ Τριαδικοῦ Θεοῦ, ἑλκύεται πρῶτα ἀπό τήν ἀγάπη τοῦ Θεοῦ Πατέρα στά ἴχνη τοῦ Χριστοῦ. ἀγάπη αὐτή τοῦ Θεοῦ βιοῦται ἀπό τόν ἄνθρωπο καταρχήν ὡς ἔμπονο καί ἅγιο αὐτομίσος.
Concretamente, antes de que el hombre llegue al estado espiritual de la enseñanza en Cristo, de modo que coopere libremente con el cumplimiento amoroso de la voluntad del Dios Trinitario, es atraído primero por la agapi (amor, energía increada) de Dios Padre hacia las huellas de Cristo. Esta agapi increada de Dios es vivida por el hombre al principio como divino y doloroso auto-odio.

21-Στήν περίπτωση αὐτή ὁ ἄνθρωπος μισεῖ τόν ἑαυτό του, καθώς τόν βλέπει ὑπαρξιακῶς νά εἶναι δέσμιος τῶν παθῶν του καί ἀνίκανος ν’ ἀκολουθήσει τό Χριστό, ἐξαιτίας τοῦ ἐγωισμοῦ τουxxi.
En este caso el hombre se odia a sí mismo, porque ve que existencialmente está cautivo de sus pazos e incapaz de seguir a Cristo a causa de su egoísmo.

22-Αὐτή ἡ συνειδητοποίηση ὁδηγεῖ τόν ἄνθρωπο σέ βαθειά μετάνοια, ἡ ὁποία ἀποτελεῖ τήν ἀπαραίτητη προϋπόθεση γιά νά μετάσχει στό πλήρωμα τῆς ζωῆς τοῦ Θεοῦxxii. Ὅταν κυριαρχήσει στόν ἄνθρωπο ἡ ἀποστροφή γιά τό κακό πού ἔχει μέσα του, θά πεινᾶ καί θά διψᾶ τό καθ’ ὁμοίωση Θεοῦ μέ ἁγία ταπείνωση.
Esta concienciación conduce al hombre a la metania profunda (introspección, arrepentimiento y confesión), que es la condición indispensable para participar en la plenitud de la vida de Dios22. Cuando en el hombre domine y reine su repugnancia hacia el mal que tiene en su interior, entonces estará sediento y hambriento para el “como semejanza de Dios” con divina humildad

23-Σ’ αὐτήν τήν ἀναμονή, ἄλλωστε, βρίσκεται ὁ σπόρος τῆς ἁγιότηταςxxiii. Ἡ ἀγαθή προαίρεση τῆς θελήσεως τοῦ ἀνθρώπου φανερώνεται σ’ αὐτόν ἀκριβῶς τόν πόθο του γιά ἐλευθερία ἀπό τήν ἐπαίσχυντη δουλεία, καί ἐκφράζεται πρακτικά μέ τήν κατά δύναμη ἀντίσταση στήν ἁμαρτία καί μέ τήν ἐκζήτηση τῆς θείας βοήθειαςxxiv.
Además, en esta espera se encuentra la semilla de la santidad23. La buena preferencia de la voluntad del hombre se manifiesta exactamente en este anhelo por la libertad de la horrible esclavitud, y se expresa en la práctica con la fuerza de la resistencia al pecado y la búsqueda y petición de la ayuda divina24.
24-Ἡ συνεργία εἶναι μία συνεχής διαδικασία, πού ἐμπεριέχεται σέ ὅλα τά ἐπίπεδα τῆς πνευματικῆς ἀναβάσεως τοῦ ἀνθρώπου. Ἡ περίπτωση τῶν ἀκουσίων θλίψεων δημιουργεῖ ἐξαιρετικές προϋποθέσεις συνεργίας τοῦ ἀνθρώπινου αὐτεξουσίου μέ τή θεία Χάρη.
La sinergia es un procedimiento continuo y está contenida en todos los niveles de la escalera espiritual del hombre. El caso de las aflicciones voluntarias crea condiciones excepcionales de sinergia de la independencia humana con la divina Jaris increada.

25-Γι’ αυτό καί ἀπερίσφραστα θά πεῖ ὁ γέροντας Σωφρόνιος: «Καρδιά, πού δέν συνετρίβη ἀπό τά πλήγματα τῶν θλίψεων καί δέν ταπεινώθηκε μέχρι τέλους ἀπό κάθε εἴδους ἔνδεια (πνευματική καί σωματική), δέν εἶναι ἱκανή νά δεχθεῖ τή θεία Χάρη»xxv .
Por esto rotundamente dirá el Yérontas Sofronio: “Corazón que no ha sido destruido por las heridas de las aflicciones y no se ha hecho humilde hasta el final de cualquier clase de necesidad (espiritual y física, corporal), no es capaz de recibir la divina Jaris increada.

26-Ἔχει ὅμως ὁ ἄνθρωπος τίς ὀντολογικές προϋποθέσεις κατατεθειμένες στή φύση του γιά μιά γνήσια συνεργασία μέ τόν Τριαδικό Θεό, ὥστε νά μπορεῖ νά κατανοεῖ σωστά καί νά τηρεῖ τό θέλημά του, γιά νά οἰκειώνεται τήν ἄκτιστη καί αἰώνια ζωή του;
¿Pero tiene el hombre las condiciones ontológicas (existenciales) depositadas en su naturaleza para una auténtica cooperación con Dios Trinitario, de modo que pueda concebir y cumplir su voluntad y estar familiarizándose con su increada y eterna vida?
27-Ὁ γέροντας Σωφρόνιος θά μᾶς πεῖ, ὅ,τι «ὁ κτιστός ἄνθρωπος, ἐπειδή δέν ἔχει τήν αἰώνια θεία ζωή στήν κτιστή ὕπαρξή του, δέν μπορεῖ νά ζεῖ μέ τίς φυσικές του δυνάμεις σύμφωνα μέ τίς ἐντολές τοῦ Θεοῦ. Ἔχει ὅμως τήν ἰδιότητα νά τείνει πρός τό Ἀγαθό, πρός τήν αἰωνιότητα, πρός τό Θεό. Ἀλλά ἡ ἐπιδίωξή του αὐτή θά παρέμενε ἀπραγματοποίητη, ἄν δέν συνεργοῦσε ἡ θεία Χάρη, ἡ ὁποία ἄλλωστε εἶναι καί τό ζητούμενο»xxvi.
El Yérontas Sofronio nos dirá que “el creado hombre, como no tiene la eterna vida divina en su existencia creada, no puede vivir con sus fuerzas naturales de acuerdo con los mandamientos de Dios. Pero tiene la cualidad de tender hacia el Bien, la eternidad y hacia Dios. Pero esta persecución suya quedaría irrealizable, sí no colaborara (sinergizara) la divina increada Jaris (Gracia), que por otra parte es la que se está buscando26.

28-Ἀπό τόν ἄνθρωπο ζητεῖται νά ἐπιδείξει τή μεγαλύτερη δυνατή φιλοπονία γιά τήν τήρηση τοῦ θελήματος τοῦ Θεοῦ, πού ἐκφράζουν οἱ ἐντολές του. Ἡ πλήρης καί τέλεια ἀνταπόκρισή του ὅμως σ’ αὐτές δέν μπορεῖ νά εἶναι κατόρθωμά του. Παραμένει πάντοτε δωρεά τοῦ Θεοῦxxvii.
Del hombre se pide mostrar la máxima diligencia posible para el cumplimiento de la voluntad de Dios, que expresan sus mandamientos. Pero la plena y perfecta correspondencia a estos no puede ser hazaña suya. Permanece siempre donación, regalo de Dios27.

29-Γιά νά κατανοήσει σωστά ἄνθρωπος τό θεῖο θέλημα καί πολύ περισσότερο νά ἀνταποκριθεῖ πλήρως στή θεία θέληση, πρέπει νά γίνει μέτοχος τοῦ ἀκτίστου φωτός. Τό φῶς αὐτό τῆς θείας Χάριτος ἀποκαλύπτει στόν ἄνθρωπο τό περιεχόμενο τῶν ἐντολῶν τοῦ Χριστοῦ, καί, καθώς φέρει μέσα του τήν αἰώνια ζωή καί τή θεία ἀγάπη, καθιστᾶ ἱκανό τόν ἄνθρωπο γιά τήν τήρηση τῶν ἐντολῶν, ἐνῶ χωρίς αὐτό παραμένει ἄνθρωπος σέ νοητό σκοτάδιxxviii.
Para que el hombre comprenda correctamente la divina voluntad y mucho más, para que corresponda plenamente en ella, debe de hacerse participe de la luz increada. Esta luz de la divina Jaris increaa revela al hombre el contenido de los mandamientos de Cristo, y como en su interior lleva la vida eterna y la divina agapi, se vuelve capaz de cumplir los mandamientos, pero sin esto el hombre permanece en oscuridad espiritual29.

30-«Ὅταν ἡ Χάρη τοῦ Ἁγίου Πνεύματος μᾶς ἐπισκιάζει καί γίνεται ἡ ἐσωτερική δύναμη πού ἐνεργεῖ μέσα μας», σημειώνει ὁ ἁγιορείτης γέροντας, «τότε οἱ κινήσεις τῆς ψυχῆς μας πλησιάζουν στήν τελιότητα τῶν ἐντολῶν»xxix.
Cuando la Jaris increada del Espíritu Santo nos ensombrece, envuelve y se convierte en fuerza, energía que opera en nuestro interior”, apunta el Yérontas Athonita, “entonces los movimientos de nuestra psique se acercan a la perfección de los mandamientos”29.

31- θεῖος φωτισμός καί «ἐξ ὕψους δύναμις»xxx εἶναι ἐντελῶς ἀπαραίτητη συνεργία τοῦ Θεοῦ, ὥστε νά μπορέσει ἄνθρωπος νά τηρήσει τίς θεῖες ἐντολέςxxxi. Ὅπως χαρακτηριστικά σημειώνει: «Οὐδείς ἐκ τῶν ἀνθρώπων δύναται νά συμμορφώσει τήν ζωήν αὐτοῦ πρός τό Εὐαγγέλιον διά μόνης τῆς δυνάμεως αὐτοῦ. Ὅσον καί ἄν ἐντείνωμεν τήν προσπάθειαν ἡμῶν, ἡ ἐντολή παραμένει ἀνέφικτος ἐν τῇ τελειότητι αὐτῆς»xxxii.
La divina iluminación y la “energía y fuerza de lo alto”30 son la perfecta e indispensable sinergia de Dios, de manera que pueda el hombre cumplir los divinos mandamientos31. Tal como característicamente subraya: “Ninguno de los hombres puede conformar su vida hacia el Evangelio sólo con su propia fuerza y energía. Por mucho que lo intentemos el mandamiento permanece inaccesible en su perfección”32.

32- Καί τοῦτο εἶναι ἀπολύτως φυσικό, γιατί «ἡ ἔνθεη ποσπάθειά μας, νά τηρήσουμε τίς ἐντολές, θά ἔχει ὡς φυσική συνέπεια», κατά τόν π. Σωφρόνιο, «τήν ἐπίγνωση τῆς ἀδυναμίας μας. Μέ τόν ἐπίπονο ἀγώνα νά παραμείνει ὁ νοῦς μας στό πνεῦμα τῶν ἐντολῶν, ὁ νοῦς μας κατανοεῖ ὅτι οἱ ὑποθῆκες τοῦ Χριστοῦ, κατά τήν πνευματική οὐσία τους, εἶναι τό ἄκτιστο φῶς τῆς θεότητας.
Esto es absolutamente natural, porque según el p. Sofronio, “nuestro esfuerzo en Dios para cumplir los mandamientos, tendrá como consecuencia natural el reconocimiento de nuestra debilidad e impotencia. Con el esfuerzo doloroso nuestro nus permanecerá al espíritu de los mandamientos y comprenderá que los preceptos de Cristo, según su esencia espiritual, son la increada luz de la deidad.

33-Ἔτσι, καμιά ἐνέργεια μας δέν μπορεῖ νά φτάσει τήν τελειότητα, πού ἀπαιτεῖ ὁ Θεός»xxxiii. Γι’ αὐτό ἀκριβῶς ἡ πλήρης τήρηση τῶν ἐντολῶν τοῦ Θεοῦ μπορεῖ νά ἐπιτευχθεῖ μόνο μέ τή δύναμη τοῦ ἀκτίστου φωτός, δηλαδή τοῦ ἴδιου τοῦ Θεοῦ.
Así, ninguna energía y acción nuestra puede llegar a la perfección que exige Dios”33. Por esto justamente, el cumplimiento de los mandamientos de Dios sólo se puede conseguir por la fuerza y energía de la luz increada, es decir, del mismo Dios.

34-Ἀλλά, ἄν ἡ συνεργία τῆς θείας καί τῆς ἀνθρώπινης θελήσεως ἀποτελεῖ τή θεμελιώδη προϋπόθεση τῆς σωτηρίας, ἡ θεία θέληση δέν εἶναι πάντοτε σαφής σέ μᾶς.
Sin embargo, sí la sinergia de la voluntad divina y la humana constituye la condición fundamental de la sanación y salvación, pero la divina voluntad no está siempre clara en nosotros.

35-Γι’ αὐτό σέ κάθε περίπτωση τῆς ζωῆς μας ὀφείλουμε νά ζητᾶμε τήν ἐπίγνωση τοῦ θελήματος τοῦ Θεοῦ, ἀλλά καί τήν ὁδό γιά τήν ἐκπλήρωσή του. Συχνά δέ γνωρίζουμε, πῶς πρέπει νά ἐνεργήσουμε, γιά νά βρίσκεται ἡ πράξη μας μέσα στό πνεῦμα τοῦ θείου θελήματος. Δέν ἀρκεῖ νά γνωρίζουμε ἁπλῶς καί μόνο πῶς ἐκφράζεται γενικά τό θέλημα τοῦ Θεοῦ στίς ἐντολέςxxxiv.
Por eso, en cada caso de nuestra vida debemos buscar y pedir el reconocimiento de la voluntad de Dios, pero también el camino para su cumplimiento. A menudo no conocemos como debemos de actuar para que nuestra praxis se encuentre dentro del espíritu de la divina voluntad. No basta sólo conocer como se expresa generalmente la voluntad de Dios en los mandamientos34.

36-Εὔλογα, γεννᾶται στήν καθημερινότητά μας τό ἐρώτημα: Ποιός εἶναι ὁ συγκεκριμένος καί πρακτικός τρόπος, μέ τόν ὁποῖο συνεργεῖ ὁ πιστός, ὥστε νά ὁδηγηθεῖ στήν ἐπίγνωση τῆς θελήσεως τοῦ Θεοῦ;
Razonablemente en el día a día, nos nace la pregunta: ¿Cuál es la manera concreta y práctica mediante la que el creyente sinergiza (colabora) de modo que sea conducido al reconocimiento de la voluntad de Dios?

37-«Ἀντιμετωπίζοντας ὁ πιστός τήν ἀνάγκη νά βρεῖ μιά λύση σύμφωνα μέ τό θέλημά τοῦ Θεοῦ σέ μιά συγκεκριμένη περίπτωση», σημειώνει ὁ π. Σωφρόνιος, «ἀποσπᾶται ἐσωτερικά ἀπ’ ὅλες τίς γνώσεις του, ἀπό κάθε προϋπάρχουσα σκέψη, ἐπιθυμία καί σχέδιο. Τότε, ἐλεύθερος ἀπό κάθετι «δικό του», προσεύχεται στό Θεό μέ προσοχή στήν καρδιά του. Καί τό πρῶτο, πού θά γεννηθεῖ στήν ψυχή του ἀπό τήν προσευχή αὐτή, τό δέχεται ὡς ἄνωθεν ὑπόδειξη... Γιά νά ἀκούσει ὅμως πιό ἀξιόπιστα τή φωνή τοῦ Θεοῦ ὁ ἄνθρωπος μέσα του, πρέπει νά ἀποβάλει τό θέλημά του καί νά εἶναι ἕτοιμος γιά κάθε θυσία»xxxv.
El P. Sofronio apunta: “El creyente afrontando la necesidad de encontrar una solución de acuerdo con la voluntad de Dios, en un caso concreto, se desapega de todos sus conocimientos y de todo pensamiento, deseo y plan preexistente. Entonces liberado de toda cosa propia, ora a Dios con la atención en su corazón. Lo primero que nacerá de su psique a causa de esta oración lo acepta como indicación de lo alto... Pero para escuchar el hombre con más confianza la voz de Dios en su corazón, bebe de rechazar su voluntad y estar preparado para todo tipo de sacrificio35.

38-«Ἡ ἐπίγνωση τοῦ θελήματος τοῦ Θεοῦ στήν τελειότερη μορφή της μέ τήν προσευχή εἶναι σπάνιο φαινόμενο. Εἶναι ἐφικτή μόνο μετά ἀπό μεγάλους κόπους, βαθειά πείρα, πάλη κατά τῶν παθῶν, μετά ἀπό πολλούς βαρεῖς πειρασμούς ἀπό τούς δαίμονες ἀπό τή μιά καί μεγάλη Χάρη καί βοήθεια ἀπό τήν ἄλλη.
El reconocimiento de la voluntad de Dios en su forma más perfecta con la oración es un fenómeno difícil y escaso. Es realizable sólo después de grandes esfuerzos, larga y profunda experiencia, combate contra los pazos, después de muchas tentaciones de los demonios por un lado, y gran cantidad de Jaris (gracia, energía increada) y ayuda por otro lado.

39-Ἡ ἔνθερμη ὅμως προσευχή, πού ζητᾶ τή θεία βοήθεια, εἶναι ἔργο ἀγαθό καί ἀπαραίτητο γιά ὅλους: προϊσταμένους καί ὑποτακτικούς, γέρους καί νέους, δασκάλους καί μαθητές, πατέρες καί παιδιά... ὅλοι χωρίς ἐξαίρεση, ἀνεξάρτητα ἀπό τή θέση, κατάσταση καί ἡλικία, ὅλοι πρέπει παντοῦ καί πάντα νά παρακαλοῦν τό Θεό, ὁ καθένας μέ τόν τρόπο του, νά τούς δώσει φρόνηση. Ἔτσι, βαθμιαῖα θά πλησιάζει ἡ πορεία τους τήν ὁδό τοῦ ἁγίου θελήματος τοῦ Θεοῦ, μέχρις ὅτου φτάσουν στήν τελειότητα»xxxvi.
Pero la oración ardiente que busca y pide la ayuda divina es un trabajo bondadoso e indispensable para todos: sacerdotes, encargados, obedientes, yérontas, guías, ancianos, mayores, jóvenes, maestros, niños... todos sin excepción alguna independientemente del oficio, estado y edad, todos en todas partes deben siempre rogar a Dios, cada uno a su manera, para que les dé prudencia y virtud. Así, gradualmente sus vías se estarán acercando al camino de la santa voluntad de Dios, hasta llegar a la perfección36.

40-«Μέ τό πρόβλημα τῆς ἐπιγνώσεως τοῦ θελήματος τοῦ Θεοῦ συνδέεται στενότατα τό πρόβλημα τῆς ὑπακοῆς»xxxvii στόν πνευματικό ὁδηγό. Αὐτή εἶναι ἡ πιό ἀσφαλής ἐναλλακτική ὁδός γιά τήν πληροφόρηση καί γνώση τοῦ θείου θελήματος. Ἐξαιτίας τῆς πίστεως αὐτοῦ, πού ἐρωτᾶ, ἡ ἀπάντηση τοῦ πνευματικοῦ εἶναι πάντοτε ὠφέλιμη καί θεάρεστηxxxviii. Τό θέλημα τοῦ Θεοῦ γνωστοποιεῖται στόν πιστό, ὅταν αὐτός ἀποδέχεται «χωρίς ἀντιλογία» τόν πρῶτο λόγο τοῦ πνευματικοῦ, πού εἶναι καρπός τῆς προσευχῆς τοῦ πνευματικοῦxxxix.
Con el problema del reconocimiento de la voluntad de Dios conecta estrechamente el problema de la obediencia”37 al guía espiritual. Este es el camino alternativo más seguro para la información y conocimiento de la divina voluntad. A causa de la fe del que pregunta, la contestación del guía es siempre beneficiosa y agrada a Dios38. La voluntad de Dios se notifica al creyente, cuando este acepta “sin contradecir” el primer consejo del guía, que es fruto de la oración de él39.

43-Τέλος, ὁ ἀπώτερος σκοπός τοῦ Θεοῦ γιά τόν ἄνθρωπο, πού εἶναι ἡ χαρισματική θέωσή του, λέγεται συνήθως ὅτι ἐνεργεῖται ἀπό τό Θεό καί ὅτι ὁ ἄνθρωπος «πάσχει», ὑφίσταται δηλαδή τή θέωση.
Finalmente, el fin ulterior de Dios para el hombre, que es su carismática zéosis o glorificación, habitualmente se dice que es energizada, activada por Dios y que el hombre “padece”, sufre la zéosis.

44-Στήν πατερική αὐτή ἐμπειρία τῆς θεώσεως, πού ἐκπροσωπεῖται κατεξοχήν ἀπό τούς φιλοκαλικούς Πατέρες [καί ἰδιαίτερα ἀπό τούς ἁγίους Μακάριο τόν Αἰγύπτιο, Μάξιμο τόν ὁμολογητή, Συμεών τόν Νέο Θεολόγο καί Γρηγόριο τόν Παλαμᾶ], ὁ γέροντας Σωφρόνιος ἐπιχειρεῖ μιά λεπτή καί πολύ εὔστοχη παρατήρηση. «Ὁ ἄνθρωπος ἀποδέχεται τή θέωση. Ὁ Θεός τήν ἐνεργεῖ καί ὁ ἄνθρωπος τήν προσλαμβάνει. Ἡ πρόσληψη ὅμως αὐτή», σημειώνει, «δέν εἶναι ἐντελῶς παθητική.
En esta experiencia patrística de la zéosis que es representada prominentemente por los Padres Filocálicos -especialmente por los Santos Macario de Egipto, Máximo el Confesor, Simeón el Nuevo Teólogo y Gregorio Palamás- el Yérontas Sofronio emprende una fina y acertada observación. “El hombre recibe la zéosis. Dios la energiza, opera y el hombre la recibe, la asume. “Pero esta toma” señala, “no es totalmente pasiva”.

45-Καί θέωση δέν μπορεῖ νά συντελεστεῖ μέ ἄλλο τρόπο παρά μέ τή συμφωνία καί κυρίως μέ τή συνέργεια τοῦ ἴδιου τοῦ ἀνθρώπου»xl. Ἡ μετοχή στή θεία ἀγαθότητα δέν ἐξαρτᾶται μόνο ἀπό τό Θεό, ἀλλά καί ἀπό τή βούληση τοῦ ἀνθρώπουxli.
La zéosis no se puede consumar de otra manera sino sólo con el acuerdo y principalmente con la sinergia del mismo hombre”40. La participación en la divina bondad no depende sólo de Dios sino también de la voluntad del hombre41.

46-Σεβασμιώτατοι,
Πέρα ἀπό τήν προσωπική πνευματική ἐμπειρία του, ὁ π. Σωφρόνιος εὐτύχησε νά ζήσει κοντά στόν ἅγιο Σιλουανό κατά τά τελευταῖα καί ὡριμότερα χρόνια τῆς ζωῆς τοῦ ἁγίου. Ἔτσι, ὁ λόγος του, μέ τόν ἰδιαίτερα ἐμπειρικό χαρακτήρα του, ἐμπλούτισε καί τή γραπτή πατερική Παράδοση καί διδασκαλία τῆς Ἐκκλησίας γιά τή συνεργία.
Venerables,
Más allá de su experiencia personal, el padre Sofronios tuvo la bendición de vivir en la Santa Montaña de Athos, cerca de San Siluán durante los últimos y maduros años de la vida del Santo. Así, su logos, con su particular carácter empírico, enriqueció también la Tradición patrística escrita y la enseñanza de la Iglesia sobre la sinergia.

47-Εἶναι χαρακτηριστική στό σημεῖο αὐτό ἡ προσωπική συμβολή του. Βιώνοντας ὁ ἄνθρωπος τήν ὕψιστη κατάσταση τῆς τελειότητας, μετέχοντας στήν ἴδια τήν ἄκτιστη ζωή τοῦ Θεοῦ, δέν κινδυνεύει, μᾶς λέει, ἀπό τήν ἔπαρση ἔναντι τῶν ἀδελφῶν του, πού ὑστεροῦν σ’ αὐτή τήν ἐμπειρία.
Es característica en este punto su contribución. El hombre viviendo su elevado estado de perfeccionamiento, participa en la misma vida increada de Dios y nos dice que no peligra de la exaltación frente sus hermanos que están privados de esta experiencia.

48-«Τοῦτο εἶναι κατορθωτόν», ὅπως ἐπεξηγεῖ, «διά τῆς συνεργίας αὐτῆς ταύτης τῆς θείας δυνάμεως, διότι ἴδιος Θεός εἶναι ταπείνωσις»xlii. γνήσια δηλαδή βίωση τῆς ἄκτιστης θείας ζωῆς, κατά τή γνώμη μας, ἔχει τά πνευματικά καί ἐμπειρικά ἐκεῖνα τεκμήρια, γιά τά ὁποῖα μιλᾶ Χριστός, ὅταν συνιστᾶ τήν τήρηση τοῦ θελήματός του, λέγοντας: «ἄρατε τόν ζυγόν μου ἐφὑμᾶς, καί μάθετε ἀπἐμοῦ, ὅτι πρᾶος εἰμι καί ταπεινός τῇ καρδίᾳ, καί εὑρήσετε ἀνάπαυσιν ταῖς ψυχαῖς ὑμῶν»xliii.
Tal como explica, “esto es factible mediante esta misma sinergia de la divina fuerza, porque el mismo Dios es humildad”42. Es decir, la auténtica vivencia de la increada vida divina, según nuestra opinión, tiene aquellas pruebas espirituales y empíricas sobre las que Cristo habla, cuando recomienda el cumplimiento de su voluntad diciendo: “Cargad mi yugo de la obediencia y la enseñanza sobre vosotros, y aprended de mí que soy apacible e humilde de corazón, y encontraréis alivio, reposo y paz en vuestras psiques” (Mat. 11,29).

Καθηγητής Δημήτριος Τσελεγγίδης
Profesor Dimitrio Tseleguidis

De los libros del Yérontas Sofronio
Contemplamos a Dios tal como es, Essex Inglatera 1992; 2p191, 8p176. 11p176, 14p91,18p141, 20p76-77, 21p331, 22p62, 32p202, 33p221, 42p35
San Siluan el Athonita; 15p419, 19p146, 26p238, 28p221, 29p206, 31p93, 34p92-93, 35p93-94, 36p100, 37p100, 38p95, 39p96-97, 40p244,
Sobre oración, Essex 1993. 3p92, 5p102, 7p116, 9p193, 10p50, 27p35,
Lucha por la Teognosía (conocimiento de Dios) Essex Inglatera 2004; 1p331, 12p332, 17p330, 24p332, 25p240,
Su vida mi vida, Tesalónica 2005; 6p92, 13p120, 23p127,
Oración y contemplación, Essex 1996; 41p167
Traducido por: χΧ jJ http://logosortodoxo.wordpress.com/ (En español)


i1. Βλ. Ἀρχιμ. Σωφρονίου, Ἀγώνας Θεογνωσίας, Ἔσσεξ Ἀγγλίας 2004, σ. 331.
ii2. Βλ. τοῦ ἴδιου, Ὀψόμεθα τόν Θεόν καθώς ἐστί, Ἔσσεξ Ἀγγλίας 1992, σ. 191.
iii3. Βλ. τοῦ ἴδιου, Περί προσευχῆς, Ἔσσεξ Ἀγγλίας 1993, σ. 168, πρβλ. σ. 92.
iv4 . Βλ. Ἀποκ. 3, 20.
v5 .Βλ. Ἀρχιμ. Σωφρονίου, Περί προσευχῆς, σ. 102.
vi6 .Βλ. τοῦ ἴδιου, Ἡ ζωή Του ζωή μου, Θεσσαλονίκη 32005, 92.
vii7 .Βλ. τοῦ ἴδιου, Περί προσευχῆς, σ. 116.
viii8. Βλ. τοῦ ἴδιου, Ὀψόμεθα τόν Θεόν καθώς ἐστί, σ. 176.
ix9. Βλ. τοῦ ἴδιου, Περί προσευχῆς, σ. 193. Πρβλ. σ. 42.
x10. Βλ. ὅ.π. σ. 50.
xi11 . Βλ. τοῦ ἴδιου, Ὀψόψεθα τόν Θεόν καθώς ἐστί, σ. 176.
xii12 . Τοῦ ἴδιου, Ἀγώνας Θεογνωσίας σ. 332.
xiii13 . Βλ. τοῦ ἴδιου, Ἡ ζωή Του ζωή μου, σ. 120.
xiv14 . Βλ. τοῦ ἴδιου, Ὀψόμεθα τόν Θεόν καθώς ἐστί, σ. 91.
xv15. Τοῦ ἴδιου, Ὁ ἅγιος Σιλουανός ὁ Ἀθωνίτης, Ἔσσεξ Ἀγγλίας 2005, σ. 419.
xvi16 . Λουκ. 1, 38.
xvii17 . Ἀρχιμ. Σωφρονίου, Ἀγώνας Θεογνωσίας σ. 330.
xviii18 . Βλ. τοῦ ἴδιου, Ὀψόψεθα τόν Θεόν καθώς ἐστί, σ.141.
xix19 . Βλ. τοῦ ἴδιου, Ὁ ἅγιος Σιλουανός ὁ Ἀθωνίτης, σ. 146.
xx20 . Βλ. τοῦ ἴδιου, Ὀψόψεθα τόν Θεόν καθώς ἐστί, σ. 76-77.
xxi21 . Βλ. ὅ.π. σ. 331.
xxii22. Βλ. ὅ.π. σ. 62.
xxiii23 . Βλ. τοῦ ἴδιου, Ἡ ζωή Του ζωή μου, σ. 127.
xxiv24 . Βλ. τοῦ ἴδιου, Ἀγώνας Θεογνωσίας, σ. 332.
xxv25 . Ὅ.π., 240.
xxvi26 . Βλ. τοῦ ἴδιου, Ὁ ἅγιος Σιλουανός ὁ Ἀθωνίτης, σ. 238
xxvii27 . Βλ. τοῦ ἴδιου, Περί Προσευχῆς σ. 35.
xxviii28 . Βλ. τοῦ ἴδιου, Ὁ ἅγιος Σιλουανός ὁ Ἀθωνίτης, σ. 221.
xxix29 .Ὅ.π., σ. 206.
xxx30 . Μάρκ. 24, 49.
xxxi31 .Βλ. Ἀρχιμ. Σωφρονίου, Ὁ ἅγιος Σιλουανός ὁ Ἀθωνίτης, σ. 93.
xxxii32 .Τοῦ ἴδιου, Ὀψόμεθα τόν Θεόν καθώς ἐστί, σ. 202.
xxxiii33 . Ὅ.π. σ. 221.
xxxiv34 . Βλ. τοῦ ἴδιου, Ὁ ἅγιος Σιλουανός ὁ Ἀθωνίτης, σ. 92- 93.
xxxv35 . Ὅ.π., σ. 93-94.
xxxvi36 . Ὅ.π.,σ. 100.
xxxvii37 . Ὅ.π.
xxxviii38 . Βλ. τοῦ ἴδιου, Ὁ ἅγιος Σιλουανός ὁ Ἀθωνίτης, σ. 95.
xxxix39 . Βλ. ὅ.π. σ. 96-97.
xl40 . Ὅ.π. , σ. 244.
xli41 .Βλ. τοῦ ἴδιου, Ἄσκησις καί θεωρία, Ἔσσεξ Ἀγγλίας 1996, σ. 167.
xlii42 . Τοῦ ἴδιου, Ὀψόμεθα τόν Θεόν καθώς ἐστί, σ. 35.
xliii43 . Ματθ. 11, 29.
Yérontas Sofronio, el teólogo de la luz increada
Γέροντας Σωφρόνιος, ο θεολόγος του ακτίστου φωτός

Sumarios de congreso científico internacional, Atenas, (19-21 Octumbre 2007)

Πρακτικά διορθόδοξου επιστημονικού συνεδρίου, Αθήνα (19 - 21 Οκτωβρίου 2007)

Η ΣΥΝΕΡΓΙΑ ΤΗΣ ΘΕΙΑΣ ΚΑΙ ΤΗΣ ΑΝΘΡΩΠΙΝΗΣ ΘΕΛΗΣΕΩΣ
Καθηγητής Δημήτριος Τσελεγγίδης

LA SINERGIA DE LA DIVINA Y LA HUMANA VOLUNTAD
Profesor Dimitrio Tseleguidis

Es un honor excepcional para mí, el que se me haya propuesto participar como conferenciante en este Congreso Científico Ortodoxo. He venido con un gran interés para escuchar aquellos que conocieron personalmente al Yérontas Sofronio y especialmente a los que vivieron con Él como hijos espirituales.
En mi introducción me ocuparé selectivamente de determinados conceptos y significados de los textos del bienaventurado Yérontas, sin querer reivindicar el auténtico acercamiento interpretativo de la obra del autor, puesto que no tuve la bendición de conocerle personalmente y hablar con él sobre algunos puntos de sus textos de difícil compresión.

La sinergia de la voluntad divina y la humana concierne íntegra y determinantemente a la salvación y la zéosis* (glorificación) carismática del hombre. Constituye la enseñanza dogmática de la Iglesia, que se cimienta en el dogma Cristológico, es decir, en la verdad de la humanización del Logos* de Dios. La sinergia es completamente la manera indispensable, insustituible y práctica con la que el hombre adquiere su acceso activo a la misma vida increada del Dios Trinitario. Es el principio fundamental y determinante de la santidad de todos los santos.

Con la sinergia, la relación de dependencia del hombre con Dios, se convierte en una acción voluntaria, mientras simultáneamente la persona humana se dignifica colaborando con su principio hipostático (substancial). Con la sinergia el hombre no sólo no se autonomita, sino que vive empíricamente su ser en Cristo y no repite más el pecado original en su vida personal.
La consideración Ortodoxa de la sinergia presupone la conducta y actitud correcta del hombre para su sanación y salvación. Y la conducta correcta es por excelencia la humilde. Esto se concreta realmente en el auto-conocimiento del hombre, porque él solo no puede conseguir el propósito que le ha puesto Dios creándole como imagen y semejanza de Él.

El creyente tiene energizada, activada en su interior la presencia continua de la energía increada Jaris (Gracia) deificante sólo con su libre correspondencia a la llamada amorosa de Dios para cumplir su voluntad. En esto consiste generalmente la estimación Ortodoxa de la sinergia para nuestra salvación.

El misterio de la sanación y salvación es obra de la voluntad del Dios Trinitario, que se realiza y es proporcionado como regalo exclusivamente por la deificante Jaris increada dentro de la Iglesia Ortodoxa.

Su familiarización, apropiación y sobre todo, su vivencia en todos los aspectos y sentidos presupone en todo caso la continua sinergia de la voluntad humana. Dios no puede salvar al hombre sin su participación, observa epigramáticamente el padre Sofronio. (Lucha para la Teognosía, pág. 331).

Del hombre depende “cuanto abrirá la puerta de su corazón para que sea introducido sin violencia el Señor”. (Sobre oración, pág. 168). El Señor nunca viola la voluntad del hombre, pero a Dios nadie puede obligarle a lo que sea. (Sobre Oración, pág. 168).

Dios no se introducirá en nuestros corazones, si no estamos dispuestos a abrirle la entrada (Apoc. 3,20). Cuando más abrimos la puerta, tanta más abundancia de luz increada llena nuestro ser interior. (Sobre oración, pág. 102.) Esto significa que Dios respeta la libertad del hombre que es el principio básico de su creación como imagen (icona). Respeta la posibilidad de la autodeterminación del hombre (6) (Su vida mi vida, pág, 92).

Hemos sido creados por Dios “como imagen” suya para vivir “como semejanza” suya (8), es decir, para nuestra zéosis o glorificación final, nuestra participación en la plenitud de la vida divina (9). Nuestras relaciones con Dios conllevan exclusivamente carácter personal y se cimientan sobre los principios de la libertad (10).

El hombre, dice el Yérontas Sofronio, no lleva por definición en su interior la vida eterna. “Ella le es dada por Dios. Es donación de la divina Jaris increada. La obra de la salvación se consuma con la Jaris increada de Dios, pero en todo caso también con la coparticipación de la libre voluntad y preferencia del hombre” 12.

Pero cuando la donación anterior salvadora de la vida increada está inactivada en nuestro interior, a causa de nuestra vida pecaminosa, se necesita mucho esfuerzo humano para reenergizarla, reactivarla.

En este caso los esfuerzos humanos, cuales quiera que sean, son caracterizados por el nuevo teólogo de la luz increada (se refiere al p. Sofronio) como “cero, comparados con las donaciones de lo alto” (13). Y esto, según nuestra opinión, es porque los intentos del hombre son creados, en cambio la donación de Dios es increada.

La auténtica vida cristiana se cimienta en la identificación de las dos voluntades: la divina, eternamente imperturbable, y la humana, que está sometida en oscilaciones. Dios se revela a sí mismo de muchas maneras al hombre. Cuando aceptamos amorosamente su acercamiento a nosotros, entonces visita a menudo la psique con humildad y afabilidad.


La psique viendo a Cristo en la luz increada de su agapi (amor, energía increada) es atraída por él. Entonces no puede ni quiere resistir a esta atracción, (14). “La Jaris-Gracia increada de Dios, no reduce la libertad” nos dirá San Siluán el Athonita “sino que sólo sinergiza, coopera con el cumplimiento de los mandamientos de Dios, (15).

La sinergia del hombre consiste en la entrega voluntaria y agapítica (amorosa) de su voluntad a la voluntad de Dios, según el prototipo o modelo de la Zeotocos (Madre de Dios), la que correspondiendo a la llamada de Dios para que sirviese a su voluntad, dijo: “Aquí está la esclava del Señor, hágase en mi según lo dicho por ti o según tu voluntad” (Luc. 1,38)
Durante el proceso de la sinergia “el lugar principal, en cualquier caso, pertenece a la divina Jaris” (17). Primero siempre energiza Dios revelándosenos sin violencia y con orden (18). Cuando Dios se revela, “espera” que el hombre le conteste correctamente y que quiera hacerse a semejanza él.

De esta contestación depende la vida entera y la salvación del hombre. Dios nos llama a un cambio radical de nuestra vida. Y este cambio no se consigue de otra manera sino con la fusión de nuestro candente anhelo con la energía increada candente del fuego celeste que ablanda nuestro corazón. A continuación el corazón blandecido es martilleado con golpes de martillo fuerte (20).

Concretamente, antes de que el hombre llegue al estado espiritual de la enseñanza en Cristo, de modo que coopere libremente con el cumplimiento amoroso de la voluntad del Dios Trinitario, es atraído primero por la agapi (amor, energía increada) de Dios Padre hacia las huellas de Cristo. Esta agapi increada de Dios es vivida por el hombre al principio como divino y doloroso auto-odio.

En este caso el hombre se odia a sí mismo, porque ve que existencialmente está cautivo de sus pazos e incapaz de seguir a Cristo a causa de su egoísmo.

Esta concienciación conduce al hombre a la metania profunda (introspección, arrepentimiento y confesión), que es la condición indispensable para participar en la plenitud de la vida de Dios22. Cuando en el hombre domine y reine su repugnancia hacia el mal que tiene en su interior, entonces estará sediento y hambriento para el “como semejanza de Dios” con divina humildad

Además, en esta espera se encuentra la semilla de la santidad23. La buena preferencia de la voluntad del hombre se manifiesta exactamente en este anhelo por la libertad de la horrible esclavitud, y se expresa en la práctica con la fuerza de la resistencia al pecado y la búsqueda y petición de la ayuda divina24.
La sinergia es un procedimiento continuo y está contenida en todos los niveles de la escalera espiritual del hombre. El caso de las aflicciones voluntarias crea condiciones excepcionales de sinergia de la independencia humana con la divina Jaris increada.

Por esto rotundamente dirá el Yérontas Sofronio: “Corazón que no ha sido destruido por las heridas de las aflicciones y no se ha hecho humilde hasta el final de cualquier clase de necesidad (espiritual y física, corporal), no es capaz de recibir la divina Jaris increada.

¿Pero tiene el hombre las condiciones ontológicas (existenciales) depositadas en su naturaleza para una auténtica cooperación con Dios Trinitario, de modo que pueda concebir y cumplir su voluntad y estar familiarizándose con su increada y eterna vida?
El Yérontas Sofronio nos dirá que “el creado hombre, como no tiene la eterna vida divina en su existencia creada, no puede vivir con sus fuerzas naturales de acuerdo con los mandamientos de Dios. Pero tiene la cualidad de tender hacia el Bien, la eternidad y hacia Dios. Pero esta persecución suya quedaría irrealizable, sí no colaborara (sinergizara) la divina increada Jaris (Gracia), que por otra parte es la que se está buscando26.

Del hombre se pide mostrar la máxima diligencia posible para el cumplimiento de la voluntad de Dios, que expresan sus mandamientos. Pero la plena y perfecta correspondencia a estos no puede ser hazaña suya. Permanece siempre donación, regalo de Dios27.

Para que el hombre comprenda correctamente la divina voluntad y mucho más, para que corresponda plenamente en ella, debe de hacerse participe de la luz increada. Esta luz de la divina Jaris increaa revela al hombre el contenido de los mandamientos de Cristo, y como en su interior lleva la vida eterna y la divina agapi, se vuelve capaz de cumplir los mandamientos, pero sin esto el hombre permanece en oscuridad espiritual29.

Cuando la Jaris increada del Espíritu Santo nos ensombrece, envuelve y se convierte en fuerza, energía que opera en nuestro interior”, apunta el Yérontas Athonita, “entonces los movimientos de nuestra psique se acercan a la perfección de los mandamientos”29.

La divina iluminación y la “energía y fuerza de lo alto”30 son la perfecta e indispensable sinergia de Dios, de manera que pueda el hombre cumplir los divinos mandamientos31. Tal como característicamente subraya: “Ninguno de los hombres puede conformar su vida hacia el Evangelio sólo con su propia fuerza y energía. Por mucho que lo intentemos el mandamiento permanece inaccesible en su perfección”32.

Esto es absolutamente natural, porque según el p. Sofronio, “nuestro esfuerzo en Dios para cumplir los mandamientos, tendrá como consecuencia natural el reconocimiento de nuestra debilidad e impotencia. Con el esfuerzo doloroso nuestro nus permanecerá al espíritu de los mandamientos y comprenderá que los preceptos de Cristo, según su esencia espiritual, son la increada luz de la deidad.

Así, ninguna energía y acción nuestra puede llegar a la perfección que exige Dios”33. Por esto justamente, el cumplimiento de los mandamientos de Dios sólo se puede conseguir por la fuerza y energía de la luz increada, es decir, del mismo Dios.

Sin embargo, sí la sinergia de la voluntad divina y la humana constituye la condición fundamental de la sanación y salvación, pero la divina voluntad no está siempre clara en nosotros.

Por eso, en cada caso de nuestra vida debemos buscar y pedir el reconocimiento de la voluntad de Dios, pero también el camino para su cumplimiento. A menudo no conocemos como debemos de actuar para que nuestra praxis se encuentre dentro del espíritu de la divina voluntad. No basta sólo conocer como se expresa generalmente la voluntad de Dios en los mandamientos34.

Razonablemente en el día a día, nos nace la pregunta: ¿Cuál es la manera concreta y práctica mediante la que el creyente sinergiza (colabora) de modo que sea conducido al reconocimiento de la voluntad de Dios?

El P. Sofronio apunta: “El creyente afrontando la necesidad de encontrar una solución de acuerdo con la voluntad de Dios, en un caso concreto, se desapega de todos sus conocimientos y de todo pensamiento, deseo y plan preexistente. Entonces liberado de toda cosa propia, ora a Dios con la atención en su corazón. Lo primero que nacerá de su psique a causa de esta oración lo acepta como indicación de lo alto... Pero para escuchar el hombre con más confianza la voz de Dios en su corazón, bebe de rechazar su voluntad y estar preparado para todo tipo de sacrificio35.

El reconocimiento de la voluntad de Dios en su forma más perfecta con la oración es un fenómeno difícil y escaso. Es realizable sólo después de grandes esfuerzos, larga y profunda experiencia, combate contra los pazos, después de muchas tentaciones de los demonios por un lado, y gran cantidad de Jaris (gracia, energía increada) y ayuda por otro lado.

Pero la oración ardiente que busca y pide la ayuda divina es un trabajo bondadoso e indispensable para todos: sacerdotes, encargados, obedientes, yérontas, guías, ancianos, mayores, jóvenes, maestros, niños... todos sin excepción alguna independientemente del oficio, estado y edad, todos en todas partes deben siempre rogar a Dios, cada uno a su manera, para que les dé prudencia y virtud. Así, gradualmente sus vías se estarán acercando al camino de la santa voluntad de Dios, hasta llegar a la perfección36.

Con el problema del reconocimiento de la voluntad de Dios conecta estrechamente el problema de la obediencia”37 al guía espiritual. Este es el camino alternativo más seguro para la información y conocimiento de la divina voluntad. A causa de la fe del que pregunta, la contestación del guía es siempre beneficiosa y agrada a Dios38. La voluntad de Dios se notifica al creyente, cuando este acepta “sin contradecir” el primer consejo del guía, que es fruto de la oración de él39.

Finalmente, el fin ulterior de Dios para el hombre, que es su carismática zéosis o glorificación, habitualmente se dice que es energizada, activada por Dios y que el hombre “padece”, sufre la zéosis.

En esta experiencia patrística de la zéosis que es representada prominentemente por los Padres Filocálicos -especialmente por los Santos Macario de Egipto, Máximo el Confesor, Simeón el Nuevo Teólogo y Gregorio Palamás- el Yérontas Sofronio emprende una fina y acertada observación. “El hombre recibe la zéosis. Dios la energiza, opera y el hombre la recibe, la asume. “Pero esta toma” señala, “no es totalmente pasiva”.

La zéosis no se puede consumar de otra manera sino sólo con el acuerdo y principalmente con la sinergia del mismo hombre”40. La participación en la divina bondad no depende sólo de Dios sino también de la voluntad del hombre41.

Venerables,
Más allá de su experiencia personal, el padre Sofronios tuvo la bendición de vivir en la Santa Montaña de Athos, cerca de San Siluán durante los últimos y maduros años de la vida del Santo. Así, su logos, con su particular carácter empírico, enriqueció también la Tradición patrística escrita y la enseñanza de la Iglesia sobre la sinergia.

Es característica en este punto su contribución. El hombre viviendo su elevado estado de perfeccionamiento, participa en la misma vida increada de Dios y nos dice que no peligra de la exaltación frente sus hermanos que están privados de esta experiencia.

Tal como explica, “esto es factible mediante esta misma sinergia de la divina fuerza, porque el mismo Dios es humildad”42. Es decir, la auténtica vivencia de la increada vida divina, según nuestra opinión, tiene aquellas pruebas espirituales y empíricas sobre las que Cristo habla, cuando recomienda el cumplimiento de su voluntad diciendo: “Cargad mi yugo de la obediencia y la enseñanza sobre vosotros, y aprended de mí que soy apacible e humilde de corazón, y encontraréis alivio, reposo y paz en vuestras psiques” (Mat. 11,29).

Καθηγητής Δημήτριος Τσελεγγίδης
Profesor Dimitrio Tseleguidis


De los libros del Yérontas Sofronio
Contemplamos a Dios tal como es, Essex Inglatera 1992;
2p191, 8p176. 11p176, 14p91,18p141, 20p76-77, 21p331, 22p62, 32p202, 33p221, 42p35
San Siluan el Athonita;
15p419, 19p146, 26p238, 28p221, 29p206, 31p93, 34p92-93, 35p93-94, 36p100, 37p100, 38p95, 39p96-97, 40p244,
Sobre oración, Essex 1993.
3p92, 5p102, 7p116, 9p193, 10p50, 27p35,
Lucha por la Teognosía (conocimiento de Dios) Essex Inglatera 2004;
1p331, 12p332, 17p330, 24p332, 25p240,
Su vida mi vida, Tesalónica 2005; 6p92, 13p120, 23p127,
Oración y contemplación, Essex 1996; 41p167
Traducido por: χΧ jJ http://logosortodoxo.wordpress.com/ (En español)

Δεν υπάρχουν σχόλια:

ΠΡΟΤΕΙΝΟΜΕΝΑ



ΤΕΣΣΕΡΙΣ ΧΡΗΣΙΜΕΣ ΟΔΗΓΙΕΣ

1.Μπορεῖτε νά δεῖτε τίς προηγούμενες δημοσιεύσεις τοῦ ἱστολογίου μας πατώντας τό: Παλαιότερες ἀναρτήσεις (δεῖτε δεξιά)

2.Καλλίτερη θέαση τοῦ ἱστολογίου μέ τό Mozilla.

3.Ἐπιτρέπεται ἡ ἀναδημοσίευση τῶν ἀναρτήσεων μέ τήν προϋπόθεση ἀναγραφῆς τῆς πηγῆς

4.Ἐπικοινωνία: hristospanagia@yahoo.gr
.
Γιά ἐνημέρωση μέσῳ ἠλεκτρονικοῦ ταχυδρομείου στεῖλτε μας τό e- mail σας στό hristospanagia@yahoo.gr
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

ΑΚΟΥΣΤΕ ΚΑΙ ΜΕΤΑΦΟΡΤΩΣΤΕ ΟΜΙΛΙΕΣ

ΕΤΙΚΕΤΕΣ- ΘΕΜΑΤΑ ΚΑΤΑ ΑΛΦΑΒΗΤΙΚΗ ΣΕΙΡΑ